lunes, diciembre 29, 2008

Impromptu en fa, de Virgilio Piñera


¿Qué puedo regalarle a los lectores por el fin de año, pensé? Nada más apropiado para alguien que vive cerca de Los Angeles que este relato de Virgilio Piñera: "El impromptu en fa de Federico Chopin", de Muecas para escribientes, en el que Fligar – que lava para «afuera»– conoce a Ray Bradbury que la invita a un garden-party. La escribana de La flecha no ha podido ver personalmente a Bradbury aunque se prodiga muchísimo por los alrededores....

Este es el año de los blogs. Coincido con Manuel Sosa. El año de los lectores de blogs.
Se divertirán muchísimo con la mueca de Piñera que, como en tantas ocasiones, continuará....



Sand y Chopin vistos por Delacroix.

Segunda parte del regalo de año nuevo. Virgilio Piñera. Tomado de Mueca para escribientes. La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1987.

"Tenemos que celebrar este nuestro primer encuentro. Me hubiera gustado hacerlo en París -dijo Sand- pero de todos modos...."La Habana bien vale una misa", y se rió, y Chopin también se rió. Sand le tomó la mano: Son siempre las mismas. Y Chopin musitó: "Las mismas... Pero ahora en vez de tocar el piano, lavan la ropa, y mi nombre es Fligar Sánchez."


"Esta vez, la que iba en la carreta, camino del suplicio, era Louella Parsons. Imperturbable a los insultos de las tricoteuses, tecleaba, en su máquina portátil, una crónica para Playboy."

jueves, diciembre 25, 2008

Flecha 2008 para Montes Huidobro


Un libro que ha faltado de las selecciones de los mejores del año es Cuba detrás del telón, de Matías Montes Huidobro, publicado por Ediciones Universal de Miami. Omitido bien porque no ha sido leído o se ha distribuido mal o porque el teatro es –todavía–la pariente lejana del gran banquete. No es una selección de artículos ( que conste, no tengo nada contra ellas), sino un libro de investigación y análisis, la obra de una vida de lecturas, estudio y dedicación al teatro cubano. La flecha lo selecciona y le otorga su flecha encantada del 2008.

El autor entrevistado por Maricel Mayor para la revista Baquiana.

miércoles, diciembre 17, 2008

A tiempo de Frank Emilio Flynn


El músico con su Fedora y sus espejuelos oscuros no interviene en ninguna escena de cine noir sino interpreta una colección de danzones clásicos, a su manera, en su tiempo, un casi no-tiempo, en el que cabe el feeling y el jazz que en los cincuenta transformaron el mundo sonoro de la isla. Frank Emilio se nutrió de todos ellos. Pero lo primero que hizo niño fue tocar en una orquesta de danzones. Y aunque la elegancia de su teclado es lo único que puedo repetir al escuchar y escuchar A tiempo de danzón, inolvidable fue su visita a Los Angeles en el 2001 --todavía vigente la política de Clinton- y la reunión espontánea de sus admiradores en un restaurante de Melrose, gracias a la insistencia de su prima Katty en reunificar a los Flynn. No fue hasta los noventa que Frank Emilio conoce la rama irlandesa-norteamericana de su familia paterna.
Las fotografías fueron tomadas en el 2001 por Felipe que entonces y ahora sabía más que yo de los jazzistas. Los que nos reunimos conocíamos que se festejaba el cumpleaños ochenta del gran Frank Emilio Flynn. Nada más. Y la visita trajo conciertos en el Jazz Bakery, clases magistrales, conferencias y entrevistas que FrankEmilio cumplió sin asomo de cansancio, con la misma humildad y ternura que hay en su danzón "Luyanó". Su esposa Marta estaba a su lado, contenta, lamentándose de que mientras en El Vedado a sus vecinos les encantaba oírlo ensayar, en Los Angeles había que tener mucho cuidado de no molestar a los vecinos. Extrañaba. Extrañaban su casa, su pedazo, su rutina. Siete semanas después de regresar a Cuba, fallecía Frank Emilio.
Pero si algo espero de los Estados Unidos es que puedan venir otra vez de visita los Flynn, los Guerra, los Acosta, los González y los Abreu y todos los cubanos como en el 2001, el querido Frank Emilio Flynn. Gracias, Alfredo Triff.

martes, diciembre 16, 2008

Nuevas de Ollantay


Acuso recibo de los muchos materiales de interés en las dos últimas entregas de Ollantay Theater Magazine, que dirige Pedro Monge Rafuls desde 1993. Como editor invitado Eddy Díaz Souza compila y edita el Volumen XIV, especial dedicado al teatro para niños en América Latina y los Estados Unidos, "el teatro que perdió el miedo a crecer". Sus variados textos de muchos países son abarcadores tanto de la realidad del teatro para niños como del realizado y/o representado por éstos con títeres y actores. Argentina (Nora Lía Sormani, María Sanz, Susana Aleira); Chile (Carolyn. D. Roark, Manuel Gallegos), México (Luis Martín Solís); Paraguay (Víctor Bogado); Perú (Martín Molina Castillo, Ernesto Ráez Mendiola); Venezuela (Eddy Díaz Souza); Cuba (Norge Espinosa Mendoza, Luvel García Leyva), Ecuador (Fernando Moncayo) . Pedro Monge Rafuls se refiere al tema en Nueva York y Luis F. González Cruz en Miami. Se incluye un retrato del titiritero colombiano Sergio Londoño y su muñeco Mamelucho Sepúlveda (Víctor Vesga Ariza) o sobre la experiencia de Garabatosh- K, creado por artistas venezolanos en Santa Cruz de Tenerife (Roger Vargas/ Elisa González). Aproximaciones más teóricas, la de Luis Matilla, que examina el papel del teatro en el mundo en la era de la imagen o del dramaturgo Hugo Salcedo sobre el teatro en la escuela. Tres piezas teatrales completan la entrega: Malas palabras, de Perla Szuchmacher, Algo cayó del cielo, de Eddy Díaz Souza y La infanta que quiso tener los ojos verdes, de Eduardo Manet.
Y el volumen XV, editado por Alberto Sandoval-Sánchez y Ramón H. Cervera, dedicado a Performances y teatro homosexual latino, establece en su editorial que "El teatro y el performance de los practicantes queer latinos/as de los Estados Unidos configuran un grito contra la homofobia y la imposición del closeteo en sus respectivas comunidades". Entre sus textos más provocadores está "El archivo del Sida" con proyectos autobiográficos como la pieza de de Alberto A. Araiza. H.I. Vato.
Apareció una agenda teatral latinoamericana 2009. Y una página web de dramaturgos latinoamericanos está en camino.
Pedidos e información en OLLANTAYTM@aol.com

domingo, diciembre 07, 2008

Poderío del palo de trapear


Entre las tantas averías que el fin de semana deparó a esta bloguera, estuvo la rotura definitiva de su palo de trapear. Como reemplazar el inservible no es tan fácil como se supone y tengo vicio de buscar en internet, guguelié palo de trapear y apareció también Cuban mop, que venden en un mercado de Miami.
También una cita de Zoé Valdés: "Una mujer enarbolando su palo de trapear es la estampa de cualquier madre obsesionada con los microbios batallando para que el suelo relampaguee y huela en la profundidad de la memoria infantil". Querido primer novio (2000). Y en el Diccionario de la vida y obra de Lezama Lima, de Iván González Cruz, (tomo II), otra cita : "La mestiza de pelo rubio que limpiaba por horas, había lanzado con exceso de poderío el palo de trapear sobre el fondo del descanso del librero". Y en el sitio de Tori Purcell, la imagen que les acompaño, una norteamericana de Nashville que buscó algo más lejos que la guía de turismo y antes de viajar a la isla es probable no consultara con Sean Penn ni recibiera orientaciones de Kcho. Desde luego que de la realidad virtual al «palo» real hubo un trecho. Al fin, apareció en un mercado Liborio de la calle Pico y Alvarado, el spot latino de Los Angeles. Y aunque lo enarbola nuestra literatura, es made in Colombia.
La fotografía es de Tori Purcell.

miércoles, diciembre 03, 2008

Anticipos


Me anticipo, está acabándose el año y de antemano preveo que a La flecha... no le irá muy bien -me refiero a ranking, lectores y backlinks- si lo más leído de un blog muy leído como Penúltimos es un video porno. Pero quizás por espíritu de contradicción, me quedo con La flecha y la flecha se queda conmigo, a ver si consigo hacer- ya hay dos publicaciones-- las Ediciones de la Flecha como debieran ser, que ya están amontonándose proyectos relacionados con el teatro cubano. De todas maneras, no me gustan demasiado las dos plataformas donde alojé Una rosa para Catalina Lasa - y Los años de la revista Prometeo, la primera, porque hay que pagar para "bajarla" y la otra, porque la versión gratis de Yudu no ofrece tantas posibilidades. Concibo todos los libros juntos como en el anaquel de una biblioteca. De todas maneras, coming soon "Dos obras y un manifiesto", de Fermín Borges, para que al menos Borges sea citado por dos textos que he digitalizado y no sólo por citas de citas, siempre las mismas. Y algunos hallazgos.
Y aunque la tendencia generalizada parece ser cobrar por las obras digitales -- Google lo hará al consultar los textos completos de su biblioteca-- los tiempos no son buenos para las publicaciones ni para la cultura, si un emblema norteamericano como General Motors está en la antesala de la quiebra y un ícono de Los Angeles como el MOCA, no tiene suficientes fondos. De todos modos, La Flecha.... seguirá enmendándose en el camino con menos enlaces o con muchos para los que quieran seguir con ella y conmigo.