jueves, junio 26, 2008

Viva la revolú

Ofill Echevarría envía este mensaje. "En la segunda mitad de los 80's y, a principios de los 90's, se realizaron en La Habana un buen número de videos-arte y documentales sobre arte, que hoy sirven como testimonio de aquellos años. Me complace anunciarles que mi primera muestra en You Tube sobre Videos-Arte Documentales, ya esta al aire, y se puede ver en:

http://uk.youtube.com/OFILLINDUSTRIALART

En esta ocasión:

***"Viva la Revolú: Grupo Arte Calle". Dir. Pablo Dotta. Producido por la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV), La Habana, Cuba. 1988.

ARTE CALLE GROUP: "Viva la Revolu" (1988) -Part I

ARTE CALLE GROUP: "Viva la Revolu" (1988) -Part II

***"Oxido Sobre Poliester: Humberto Castro, Arturo Cuenca y Ruben T. Llorca". Dir. Marcos Moura. Producido por la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV), La Habana, Cuba. 1988.

Humberto Castro-Arturo Cuenca-Ruben T. Llorca (Part-I)

Humberto Castro-Arturo Cuenca-Ruben T. Llorca (Part-II)

Fuentes de inspiración



No estoy de vacaciones ni con los brazos cruzados sino entre letras. Aquéllo que dijo Carpentier qe una 6 puntos tiene una vida que no tiene un doce puntos, la poesía de un Bodoni, Cheltenham o un Elzeviriano y que las letras nos hablan de un trazado y una caligrafía, no parece tan misterioso ahora que la mayoría de los procesadores de textos han puesto de relieve a los tipos y su asignatura: la tipografía. De todas maneras, domar a los procesadores y entender sus trucos es tan difícil como evitar los recorridos del viejo linotipo. Y de paso, ningún ordenador tiene las tipografías de Carpentier.
Les recomiendo Helvética, un documental que prometía mucho más, pero entrevista a diseñadores a favor y en contra de la tipografía más abundante y más empleada en el mundo, sobre todo de los negocios y las corporaciones. Buscando y buscando, me entero que Björk tiene la suya y que Obama emplea Gotham para su logotipo. En una nota de Newsweek, se dice que los trabajos escolares escritos en Georgia resultan preferidos entre los profesores. La flecha usa Georgia.

Un video sobre tipos con el diseñador Roger Black.

viernes, junio 20, 2008

Burbuja de papel


Mi corresponsal me recomendó La burbuja, de Gleyvis Coro Montanet, (Pinar del Río, 1974) que ha publicado todos sus libros (cinco) desde 1998 y obtiene con éste el premio Cirilo Villaverde 2006, de la UNEAC. Saben los que me conocen que cuasi narradora yo misma, jamás escribiré nota crítica sobre un libro de prosa. Sin embargo, más que sobre la novela desde el punto de vista estrictamente literario ( es una contradicción, no hay cómo separarlos), la leí --como a Yoani-- para saber más de las muchachas de la Y griega, y conocer cómo piensan algunos jóvenes del país que dejé y en el que Gleyvis --estomatóloga de profesión-- ha publicado sus textos. La novela dice bastante sobre las interrelaciones de un grupo humano -- equipo de filmación-- en Minas de Matahambre, Pinar del Río, decidido a hacer una película sobre Mella, y a rescatar su radiante figura que han recibido como héroe de palo y figura de yeso.
Como es lógico -- después de otra película abortada--- Ala zurda--, la falta de presupuesto y los percances internos del minúsculo micro-cosmos, convierten la soñada gran película en un modesto corto silente. Las Minas -- será para decepción de sus pobladores y del Delegado-- sólo un set para reconstruir las calles mexicanas donde Mella cae asesinado en 1929. Hay Hundays, el equipo llega en Volvos y la autora se las ingenia para que ocurran encuentros, desencuentros y agresiones entre los personajes, sin la más mínima dosis de sentimentalismo en esta "ciudad estancada". También se ha inventado un personaje muy singular, la rusa Varvara Legásova que funciona como outsider, comenta desde cerca-lejos, la realidad vivida, aferrada a su portátil computadora y a sus mensajes de Out look express. También su madre escribe -- en letras grandes-- desde ese otro lado del mundo cartas místicas y "rusas". La Legásova es lo mejor de la novela. Entre convulsiones epilépticas, recuerda Siberia y como co-guionista defiende la imagen de Mella como "modelo cubano del líder subversivo".
Ella escribe a su amiga Marina: .... "Porque esto es lo primero que debes conocer sobre los cubanos: víctimas y victimarios, delatados y delatores, pueden bailar en Cuba una misma música, seguir a un mismo equipo de pelota, acompañarse rancios y alborotosos una noche de helados y libaciones, y al otro día para el trabajo". Es algo increíble. ¿Esto los conserva? No lo sé." Y no sigo contando. Creo que tienen una idea del del texto que también se concentra en ironías sobre los jóvenes cineastas y los críticos aprendices, pero sobre todo, sobre la idea equivocada que tenemos los cubanos del socialismo como una "burbuja".

La fotografía es de Tina Modotti.

miércoles, junio 18, 2008

Lázaro Enríquez calígrafo


Algunos encuentros son tristes. ¿Cómo es que nunca supe que Lázaro Enríquez murió en Vigo hace tres años? Estuve intentando encontrar alguna de las viñetas o diseños que hizo para Tablas en el breve período en que la diseñó, a finales de los ochenta, pero no los encuentro o están sin firma, como a veces era usual. La revista de entonces -- impresa en la o4, de Ferrer, donde todavía había linotipo--- tiene mucho encanto y algunas de esa época, el candor de Lázaro Enríquez que pensaba la vida como caligrafía. Para este pequeño homenaje, sin embargo, he encontrado muchos testimonios de los que lo conocieron después pero lo arroparon bien, como es posible comprender, lo que hace de su muerte -- doblemente inesperada para mí-- menos dolorosa. Afincado en Vigo, en estas Angelgrafías no sólo se aprecia su maestría sino el cuerpo teórico y conceptual al que arriba al pensar las letras en función de la poesía.
Afincado en Vigo desde principios de los 90, Enríquez está considerado el "'último gran calígrafo occidental' y ha trabajado en colaboración con numerosas editoriales de Cuba y de España, entre ellas, Edicións Xerais, con la ilustración de varios libros para niños.
Nacido en La Habana, en 1950, recibió numerosos premios por su labor, entre ellos, una mención especial y medalla de oro en Japón, por su trabajo de caligrafía.
Además de carteles, láminas e ilustraciones para libros -- entre ellos uno sobre los seres míticos de Galicia--, la organización de la World Fishing Exhibition 2004, celebrada en Vigo, le encargó la elaboración de un cuaderno de acuarelas.

martes, junio 17, 2008

Folklore en el Teatro Nacional


El Archivo de Connie exhibe unos bellísimos programas de puestas en escena de espectáculos de folklore en el Teatro Nacional de Cuba, realizadas por Argeliers León y sus colaboradores en el Departamento de Folklore entre los años 1960 y 1961. Sorprende la copiosa información que contienen. Fueron diseñados pienso por Pedro de Oráa, entonces al frente de su Departamento de diseño y relaciones públicas, e impresos en Pociano. Una vez más Connie acierta con sus tesoros, un complemento para la lectura de un texto fundamental sobre ese período. Esa huella olvidada: el teatro Nacional de Cuba (1959-1961), de Miguel Sánchez León, Letras Cubanas, 2001. El libro historia con detalles dos años de vida del teatro mediante entrevistas, documentos y una cronología. La entrevista a María Teresa Linares -- viuda de Argeliers, colaboradora y excelente musicóloga ella misma-- no tiene desperdicio. Narra los comienzos de ambos como investigadores cuando en los cincuenta grabaron tonadas, sones y otras manifestaciones en muchos pueblos de Cuba (algunas que nutren el disco que se imprime después y que también Connie puso en su Archivo).
Según el recuento de Sánchez León, el Departamento no sólo pone obras en escena, sino es un centro de investigación, que se nutre de la relación con informantes como José Trinidad Torregosa, que lo fuera también de Fernando Ortiz. Y desde luego, del trabajo anterior de investigadores como Argeliers, María Teresa y el grupo que asiste a las conferencias y cursos organizados por el Teatro Nacional. Su labor de edición empieza con el libro Olorum, de Teodoro Díaz Fabelo y continúa con las Actas del folklore. Connie -- que fue alumna de Argeliers-- aprovechó muy bien su aprendizaje y, sobre todo, conservó maravillas. No todos hicieron igual y María Teresa narra con dolor en el libro de Sánchez cómo muchas piezas del incipiente museo del teatro pasaron al Instituto de Etnología y Folklore -- y después del recuento de una conspiración contra ellos -- las que se salvaron de lo que llama «delito de lesa humanidad» fueron rescatadas por Eusebio Leal para la Casa de Africa e identificadas como pertenecientes a la Colección Argeliers León.
Las indispensables Actas del folklore están digitalizadas con un prólogo de Isabel Monal, directora del Teatro en esa etapa.

lunes, junio 16, 2008

¿Más Fairey ?


Para Machetico, que deja comentarios sensatos y sensibles en los blogs, más Fairey o lo que parece serlo o uno que lo copia o se apropia de él, en Los Angeles como en la sopa, como el rey Midas, empapelando las cajas de la electricidad y del acueducto, en todas partes y en ninguna y que no vivió como nosotros la cartelística cubana en su apogeo con sus Frémez y su Beltrán-Martínez-Peña-Rostgaard-Muñoz Bachs-Oráa- Reboyro y por ahí sigue la lista, quienes también decoraron apartamentos y cuartuchos y casas de vecindad y oficinas y locales y oficodas y archivos y bibliotecas. No me atrevo a comentar nada más que lo que me produce, a fin de cuentas, pero me encanta que en su sitio web la gente pueda bajar sus obras e imprimirlas en Kinko, la verdad. A lo mejor es la populista que no me ha dejado, que todavía tiene carteles en las paredes de su casa. Así que para Machetico con sus metáforas de Miami y su anciano automóvil, más ¿Fairey? retratado por la autora de este blog en Bergamot Station, Santa Mónica.

domingo, junio 15, 2008

Di-flexiones


Hoy me di una vuelta por Scribd donde estuvieron hasta hace poco mis capítulos hasta que un día me dio por quitarlos para nuevas y constantes revisiones. Y aunque debo aclarar Yudu contestó a mi mensaje y me explicó que Catalina no se borró porque fue indexada por google -- y no hay manera de borrarla a menos que ellos la quiten de su servidor--- me doy cuenta que Scribd es superior para cualquier publicación que se alberga en un blog, porque es una herramienta -- bastante más lenta-- pero al mismo tiempo una comunidad de documentos. En Scribd están todos los números de la revista Cacharros -- tantos, que me pierdo-- con muchísimos lectores gracias al trabajo paciente y muy dedicado de Jorge Alberto Aguiar. Entre otros, El comandante ya tiene quien le escriba, de Enrisco, con 4 740 y Memorias de la clase muerta. Dossier de poesía preparado por Carlos Alberto Aguilera con 6 513. Si tenemos en cuenta que La Habana para un infante difunto se ha «bajado» trece veces, comprenderemos de inmediato que el mundo digital tiene sus misterios. Yudu freedom es tan libre que un documento está en el aire en segundos con sólo inscribir un e-mail. No hay cuenta ni rastros y de inmediato el documento encuentra lectores atentos. Pero todo lo que ponemos en la red no es un "documento". Estupenda por la inmediatez, es un arma de doble filo puesto que no permite -- en la versión gratuita-- hacer enmiendas ni tachaduras y menos, reescribir. El documento se te va de las manos y a lo mejor pertenece a los lectores.

Y hablando de prisa, ayer al intentar mejorar el layout, se evaporaron mis links que ahora reconstruyo. Disculpen si alguno no se abre bien o si está temporalmente fuera de servicio.







sábado, junio 14, 2008

Enrique Martínez ilustrador


Una de las cosas más agradables del ciber-espacio y de bloguear, es el encuentro. Y a mí me pasa a menudo. Reanudar la conversación con los colegas que he dejado de ver en el camino. Y vale la pena hallar a Enrique Martínez, que trabaja en México, y cuyas bellísimas ilustraciones, hablan por sí solas. En una trayectoria en ascenso Enrique ha ilustrado decenas de libros para niños y trabajado con excelentes escritores.

viernes, junio 13, 2008

Havana deco


Cada vez que puedo pido prestado de la biblioteca libros como Havana deco para disfrutarlos como la arquitecta que seré en otra vida. Alejandro G. Alonso y Pedro Contreras junto al fotógrafo italiano Martino Fagiuoli recorren no sólo las emblemáticas edificaciones decó -- los edificios Bacardí, López Serrano y el Hotel Nacional -- sino que viajan a los suburbios. Por desgracia no se detienen demasiado. En Centro Habana hay fachadas de edificios tan interesantes como el Colonial de la calle Reina entre Campanario y Lealtad. Hay fotografías de los paneles decorativos, los portales, jardines y la herrería. Luego se adentra en lo que se titula "atmósfera urbana" para llegar a nuestros "rascacielos". Del edificio de G y I hay una escueta referencia: resulta de la adición de tres pisos y una torre a un edificio anterior después de varias renovaciones que se realizaron entre 1947 y 1953 por Ramón Bustos. ¿Tiene sentido que el edificio que ocupa la portada de un libro dedicado al deco en la ciudad no tenga más ninguna referencia? Por otra parte, ¿no está en las calles G y Tercera?. Entiendo que un libro de esta naturaleza no puede dedicarse en profundidad a cada uno de los edificios, pero mientras el espacio dedicado a los emblemáticos cuenta la historia de "Pote", el dueño del López Serrano que se suicida creyéndose arruinado o la familia Bacardí, otras edificaciones o viviendas se pasan por alto o lo que es peor, muchas se mencionan pero sin imágenes.
En otras cuesta trabajo pensar que se trata de imágenes recientes. Me quito el sombrero si se conserva así el Teatro Lutgardita, de la Calzada de Bejucal y me pregunto si el imponente Teatro Fausto no merecía un tratamiento mejor, o al menos equivalente al panel decorativo del cine City Hall en la página contigua. Luego se pasa a El Vedado, después a a los hospitales y las iglesias. Después al Streamline, con imágenes del "Edificio solimar". No tiene sentido que siga describiendo. No me convence la estructura. Es muy interesante sí su enjundioso despliegue de fotografías de interiores y mobiliario así como el espacio dedicado, en las artes visuales, a artistas gráficos menos conocidos como Rogelio Dalmau, Andrés o Enrique García Cabrera. Imponente la fotografía de Kid Chocolate para el estudio Rembrandt como parte de una campaña a favor del nudismo.
En libros así sólo hay dos caminos: o un texto literario con una narrativa autónoma que dialogue con las imágenes o la información detallada y precisa. Sin embargo, tengo que decir que una razón sentimental me hizo devorarlo hasta el final (la obra de Rita Longa y su retrato pintado por Arche) y es el espacio que dedica a Catalina Lasa, que debe estar revolviéndose en su tumba de lo mucho que La flecha la menciona.
Como la editora que he sido en esta vida, veo con inquietud cómo no hay un criterio uniforme en la edición. El crédito de la foto de Kid no está en el pie de foto sino en el interior del texto. Algunos textos citados no están en la bibliografía como el de Social ni el de María Luisa Lobo y Zoila Lapique, de la bellísima Journal of Decorative and Propaganda Arts 22 (1996) y sin embargo, se ofrece el asiento bibliográfico completo de un artículo de Segre, Fernández y Merino en la revista Temas.
De todas maneras, es un libro esencial a pesar de los descuidos y aquí pueden comprobarlo aunque pienso que este post se le hace más justicia a la calidad de la fotografías. Y como saben que me gusta Catalina, he tomado en préstamo su fotografía -- aparece en el libro-- pródigo en comentar los detalles de los interiores de su mansión del Vedado.

domingo, junio 08, 2008

Guillermo Caín y Hollywood


Anoche, gracias a Felipe, vimos Vanishing Point, (1971) que él vio cuando se estrenó en el Aero, una película muy disfrutable y loca y tierna, un drama de acción y al mismo tiempo existencial, filmada en un paisaje remoto y desértico, y la única incursión de Guillermo Cabrera Infante en el guión cinematográfico. Firmada como Guillermo Caín, diera la impresión que nuestro escritor no estaba del todo confiado en sus habilidades o que como scriptwriter se asumía todavía como el cronista Caín.
En Cine y sardina elogia a John Alonzo, el extraordinario fotográfo de Tejas, al referirse a Vanishing..., que es "desde el punto de vista visual, una obra americana". También sobre Francisco Day comenta, " estuvo en Vanishing, en un papel protagónico oculto, es hermano de Gilbert Roland y un estratega del cine. No soy irónico- escribe. Day era el gerente de producción que estaba mejor visto como creador que muchos de los directores con que trabajó en silencio. Chico Day, siempre modesto, era quien buscaba, seleccionaba y hacía fáciles los difíciles territorios donde ocurrió la acción" (filmada en los desiertos de Nevada, en Utah, Venice, California.).
En Cine...recuerda su visita a Hollywood en el 70, cuando un director norteamericano le pide el guión para un thriller y lo invita a conocer a Mae West o cuando en otro party conoce a Samuel Fuller. Lo asombra su pequeña estatura y su declaración de que su próximo proyecto era dirigir un periódico.
Ahora releo algunas partes de Cine y sardina y me doy cuenta que está lleno de anécdotas de esa visita a Hollywood , donde conoció entre fiestas y tragos, no sólo a la West sino a Anita Loos y en otra fiesta en Beverly Hills , a Vicente Minnelli quien "víctima de un aburrimiento fulminante", se va del lugar. Alguien a mi lado -- escribe Cabrera Infante-- el director Richard Sarafian "me iluminó con su obesa oscuridad". Sarafian le aclara que Vincent said "it's too damm hot" y se fue a la «noche violeta». Sarafian es el director de Vanishing... y todavía lo llama Guillermo Caín, como si se tratara de otra persona. Según el director - en los comentarios para el dvd de Fox -- era un excelente guión.

Me imagino que a estas alturas muchos estudiosos de la obra de Caín sepan mucho más sobre su incursión en este guión y esta película de culto. Y de haberse quedado en Hollywood, quizás alguna vez me lo hubiese tropezado por segunda vez.

Una respuesta en Penúltimos, que agradezco mucho. Es verdad. Me olvidé the The Lost City y nunca he leído sobre esos proyectos inconclusos. Pero adelante.... si quieren escribir o aclarar.

Ileana esta equivocada. Vanishing Point no es la unica pelicula donde GCI figura como guionista. Tambien escribio Wonderwall-pelicula inglesa cuyo productor era el ex-Beatle George Harrison-y The Lost City. Tambien hubo algunos proyectos que no llegaron a materializarse.

martes, junio 03, 2008

Obama for change


Este diseñador, que ha tapizado el mundo con su campaña de Obey el gigante, cuyos carteles, pegatinas y stencils te asaltan por doquier en la ciudad de Los Angeles, Shepard Fairey, para algunos un plagiador y para otros uno que se apropia, recontextualiza, invierte y reusa la imaginería política, también ha hecho un cartel de Obama. Ya algunos han notado su parecido con cierta foto de Korda. Como antes se ha hablado de su «apropiación» de Mederos y de Félix Beltrán. Particularmente el cartel me parece malísimo porque contribuye a esa visión hagiográfica de los dirigentes que los cubanos conocemos bien, y porque lo mejor de Obama es que es suave, pero no reverencial, y como me dijo cierta cubana, tiene swing. Pero Fairey lo ha puesto en su galería y la campaña de Obama lo vendió bien. A los jóvenes les gusta coleccionarlos. Yo no voto, pero estoy por las remesas, por acabar de una vez con esta pesadilla y me gusta Obama al que no hubiese retratado nunca como un santo del panteón sino como un joven que juega baloncesto, tiene las medias regadas, y no es un dirigente chino sino en todo caso, una estrella de rock.

lunes, junio 02, 2008

Jarry y los muñecos



La exposición The Puppet Show -- en el Museo de Santa Mónica-- explora la imagen del títere en diferentes medios - escultura, video, instalación y a través de veintiocho artistas. El punto de partida según sus curadores es Ubu Roi, de Alfred Jarry, representada con marionetas en 1896. La información más precisa aquí.
Los muñecos me han gustado tanto siempre, desde que aprendí con Roberto Fernández a distinguir entre un títere de guante y uno de varillas y a hacer un personaje detrás de un retablo que desde luego, me gustó muchísimo, sobre todo el almacén con títeres de distintas épocas y familias, incluso ésos que a mi juicio han desgraciado los títeres en la televisión. Aquí desde luego se habla de la imaginería, el simbolismo y la manera en que los artistas utilizan lo titiritesco o marionetístico para exploraciones más personales que se despegan del show o el espectáculo del teatro tradicional. En ocasiones es el objeto animado, la sombra o el títere digital. Sin dudas, una de las más atrevidas es "Theme for a Major Hit" de Dennis Oppenheim (1974). Las marionetas bailan tap impulsadas por un motor mientras que la letra del soundtrack, dice: "It ain't what you make, it's what make you do it". Hay varias muestras de la obra del sudafricano William Kentridge y espectáculos teatrales en los que los personajes se asumen como muñecos o se relacionan con éstos.

Las imágenes no son de la exposición. La portada de Jarry estuvo en una exposición en la Universidad de Kansas y el grabado de Kentridge, de la colección digital del MOMA.

Ubu Roi, Drame en cinq Actes en prose. Restitué en son intégrité tel qu'il a été représenté par les marionnettes du Théâtre des Phynances en 1888.
Paris, Éditions du Mercure de France, 1896
Portada :Department of Special Collections, Kenneth Spencer Research Library.

Untitled from Ubu Tells the Truth. 1996-97. One from a portfolio of eight etching, aquatint, and drypoints, composition: 9 13/16 x 11 13/16" (25 x 30 cm); sheet: 13 3/4 x 19 5/8" (35 x 49.8 cm). Publisher: the artist and The Caversham Press, Balgowan, KwaZulu-Natal, South Africa. Printer: The Caversham Press, Balgowan, KwaZulu-Natal, South Africa. Edition: 50.

domingo, junio 01, 2008

Ela en la polémica cultural


















Gracias a Tania Quintero y a Penúltimos por Cosas de Ela. Si para algo útil sirve el ciber-espacio es por la celeridad e inmediatez de una pesquisa periodística por la cual sabemos del paradero de Ela O'Farrill y más sobre el desdichado incidente con "Adiós felicidad". Un eje Lucerna-Barcelona-México-La Habana y la frase más sonora del prólogo de Graziella Pogolotti Polémicas culturales de los sesenta-- que dicen se lee como un best seller-- encuentra sus matices y su real ubicación.
Y si los cubanos de la isla pudieran enterarse de estos debates -- y participaran de ellos-- una nueva edición electrónica del texto pudiera contar con su testimonio. Y se abriría paso la cultura del debate. Y episodios como éste serían rescatados desde todos los ángulos posibles.
Como confío en el eje Lucerna-Barcelona-México-La Habana-Miami- Santa Mónica-Copenhague, imagino que alguien pueda sacar de las bóvedas Ella (1964), de Theodor Christensen, que ando buscando desde hace rato, no sólo por la canción de Ela, sino por las filmaciones que el danés hizo en la Escuela para Instructores de Arte, en el año 63, entre las que hay quizás las únicas secuencias de Olga Alonso, instructora de arte que murió atropellada por un tractor cuando iba a trabajar con sus grupos en Fomentos, Las Villas y, si no recuerdo mal, una visita a la escuela del entonces senador Salvador Allende. Tengo recuerdos muy gratos de aquel señor al que serví de rudimentaria traductora. Tenía dieciséis años y no imaginaba que al año siguiente sin Ela todos tendríamos un poco menos de felicidad.