martes, junio 26, 2007

Los billetes de Fermín Borges


La mitología de los billetes, la simbólica freudiana de los números, escribió Carpentier, fue un "prodigio" en el ambiente: " Nada me regocija más, que esos encuentros entre dos imágenes surgidos al conjuro de cifras pregonadas por los billeteros".
El toro con corbata
Majá navegando
La mariposa y la viuda

En el teatro cubano, la lotería tiene su obra cumbre en Pan viejo, de Fermín Borges (1955).

Una vieja, Un viejo
Ella. Unos sesenta
El, cinco más

(Se oye el canturreo tradicional, sabatino, de la Lotería Nacional desde un pequeño radio colocado en el extremo de la escena. Las luces ya han aparecido levemente, iluminando la pequeña habitación del hogar de una pareja de viejos. En el extremo izquierdo una mesita, donde veremos el retrato de un joven, a su lado un jarroncito del tencent, con algunas flores blancas algo amarillentas.
En el primer plano, en el centro, una mesa rodeada por tres sillas, una de las cuales está situada en el lado de la mesa que está frente al público. Más allá, en el segundo plano, otra mesita con una cocinita de luz brillante, cazuelas y platos. En el extremo derecho un sillón. En el foto, en la supuesta pared, cuelga un cuadro del Sagrado Corazón de Jesús. La puerta de la izquierda.
La vieja en escena. Como es medio día está preparando el almuerzo de su marido. En este momento se oirá al locutor de la Lotería Nacional decir aquello de… “la Lotería Nacional es la esperanza del pobre…” La vieja se encontrará de pie, mirando el retrato del que fue su hijo. Toma el retrato, lo besa. Despúes coge el jarroncito poniendo en él flores frescas. Un instante más tarde, entra el viejo. Trae un paquete de pan viejo y en otro unos plátanos.

El. ¿Ya se saben los números?
Ella. No. Si empezó ahora mismo.
El. Hoy también jugaste.
Ella. ¡Pero cómo voy a dejar de jugar! Cada sábado es una nueva esperanza.


La lotería no es prodigio ni la interrogación de "La Habana vista por un turista cubano" sino la ilusión malograda de los pobres.

No hay comentarios: