lunes, junio 18, 2007

Kid Chocolate y el teatro


A todos los que han buscado esta semana nuevas entradas, mis excusas. Notas largas como las de Alberto Pedro sobre "El banquete infinito" requieren más tiempo y no son tan agradecidas para el blog porque hay que ir a la cajita en la que les recuerdo hay otros materiales. En la imposibilidad -por las características de blogger de colocar artículos en pdf-- la solución que ofrece box.net es una de las mejores, porque los textos se leen bien y conservan el formato. De todas maneras, en ocasiones, mientras trabajo en mi libro sobre el teatro cubano a partir del Alhambra y cuando me tropiezo con algunas joyas (un libro que persigo, una fotocopia, un rastro) el blog se resiente. Me falta imaginación para hacer las dos cosas. De todas maneras, encontré una cosa interesante en la revista de avance.
El ring de boxeo sirvió a Brecht en muchas ocasiones como símil de lo que quería conseguir con sus teorías sobre el teatro épico. Y el boxeador, el máximo de velocidad y perfección. También el boxeo y la espectacular figura de Eligio Sardiñas (1910- 1988) Kid Chocolate sirvió a Francisco Ichaso para analizarlo como una jornada más en la liberación del «negrito» que manso o refistolero en la escena, estaba todavía unido con cordón umbilical a las tradiciones hogareñas. Una de las escasas veces que teatro y boxeo se enlanzan en la década del veinte. Muchos años después Jesús Gregorio escribió Chocolate campeón. El texto completo de Ichaso está en la cajita, aunque es breve, pero es una «nota» corta, pulcra y bien escrita que muchos querríamos para nuestros blogs.

No hay comentarios: