martes, junio 12, 2007

El banquete infinito de Alberto Pedro


Algún día El banquete infinito (1999) de Alberto Pedro Torriente, se encontrará con sus espectadores y lectores. La obra, publicada en edición francesa por la estudiosa y crítico Irene Sadowska-Guillon y traducida por André Delmas, espera junto a otras ¿tres o cuatro? por su estreno y por la edición de su Teatro completo. Me consta el dramaturgo era reticente en publicar y revisaba y pulía las versiones de sus textos. Cuando le llegó la muerte a los cincuenta años, con uno de los expedientes más brillantes entre los autores de su promoción, y a pesar de ser uno de los dramaturgos cubanos más internacionales – estrenos suyos se han realizado en Cádiz, Madrid, Caracas, Bogotá, París, Washington, Miami y Los Angeles-, casi no tiene obras suyas publicadas.
En El banquete… vuelve al tema de la sobrevivencia –como en Manteca—pero fuera del marco del trío o la obra de cámara, también explorados en Delirio habanero. Es una farsa política y retrata la alegoría de dos sucesivas tomas del poder en veinticuatro horas: la que destrona al Jerarca y la que intenta desmantelar el gobierno del así llamado "Paradigma". La obra comienza en los estertores del gobierno del Jerarca, amenazado por una conga «siniestra» que corea:

¡Quítate de la acera
que mira que te tumbo
que traigo un apetito
que acabo con el mundo!

El texto completo de mis notas en la cajita.
En la foto, a la izquierda Alberto Pedro junto al dramaturgo Ricardo Muñoz e Irene Sadowska-Guillon. Teatro del Aleph, París, 1998.

No hay comentarios: