jueves, junio 07, 2007

Californianos II: Luaces


Otros californianos llegan con Joaquín Lorenzo Luaces en A tigre, zorra y bulldog (1863) . El comediógrafo se las ingenia para retratar a un avaro molieresco -- Macario Comegén-- interesado sobre todas las cosas por llenar su «saquito» mientras viste con harapos y se ahorra el último centavo. Tiene una hija hacendosa y trabajadora, Carlota y otra «catedrática», indigestada de lecturas y conocimientos y entregada a la «vida del cerebro».
Sofía. Yo soy, como sabe usté,
de constitución exigua
mis dolencias averigua
todo el mundo que me ve.
Mi cabeza paracléptica
la tengo tan atrofiada
que temo que al fin me invada
una afección cataléptica
La contraposición entre la hermana sabihonda y la otra es una fuente de comicidad como la presencia del criado gallego Blas que habla casi siempre en su idioma con largas parrafadas en las cuales es incapaz de sintetizar un incidente. Comegén lo trata a puntapiés. Desde luego que hay unos pretendientes. Manuel enamora a Carlota y Eduardo a Sofía. Y en medio de los enredos, llegan los filibusteros vestidos de paño y con sombreros «californianos» a perpetrar el atraco. Lo más interesante de la obra es el altercado lingüístico : rara mezcla entre el inglés chapurreado que pretende hablar Eduardo y el gallego de Blas. Eduardo -acota Luaces--tiene acento patibulario, lo que unido a la vestimenta y las caras «horribles» caracteriza a los forasteros. Se impone una jerigonza verbal, una torre de Babel. El criado Blas se lleva finalmente el saquito con «cien mil duros bien contados». Al final, con el restablecimiento de la armonía, sabemos que detrás del refinado Eduardo estaba el vulgar ladrón Tiburcio Berenjena en combinación con Blas, harto de Comegén, que se despide como "un mocito del cogollo, del barrio de Peñalver". El gallego está casi aplatanado y el catedraticismo en ciernes de Sofía se adelanta unos años al de Pancho Fernández.

El cartel de Lázaro S. Hondares se encuentra expuesto y a la venta en este sitio donde se muestran otras obras suyas.

No hay comentarios: