viernes, junio 29, 2007

Presidentes de Cuba

Habana soterrada



A Lanzar la flecha.... le gusta leer los libros que comenta y por eso no lo hace tan a menudo como quisiera. El otro día, al fin, encontró en la biblioteca de Los Angeles, Aprendices de brujo, la voluminosa novela de Antonio Orlando Rodríguez y Todos se van, de Wendy Guerra, pero después que han sido profusamente comentadas en todas partes. ¿Cómo demoré tanto para leerme la primera con tanta teatralidad y farándula y gracielitas gerbalasas y Sánchez Galarragas y Eleonora Duse ? .....

Hago una excepción para hablar de un libro que no he leído: Las costas del paraíso, de Ernesto González, publicado en BookSurge y que puede ojearse aquí. También pueden apreciar un capítulo en Cuba underground.
La nota de solapa la describe como una exuberante mezcla de erotismo, escatología y hasta de kitsch que evoca y reivindica la vida gay habanera.

Presidentes de Cuba II

jueves, junio 28, 2007

Presidentes de Cuba por Massaguer

Las bellas artes en Cuba. La Habana. Imprenta El siglo XX, 1928.

Más gacetilla teatral

Más sobre el rescate de la obra de los Camejo en este bellísimo texto de Rubén Darío Salazar en la revista de Matanzas Mar desnudo. Aquí el actor, titiritero y notable investigador del Teatro de las Estaciones cuenta cómo encontró bocetos que se creían perdidos en casa de Carucha Camejo en Fontanar.
También en el último número se reseña Voy por cigarros, de Gerardo Fulleda León, por las Ediciones Vigía. Escribe Ulises Rodríguez-Febles:
Voy por cigarros, es un homenaje a Santiago y a Cuba y a su gente, a la música cubana, al amor, al desamor, a las frustraciones y los anhelos. Es un canto a los sueños creciendo dentro del personaje, de los personajes, haciéndose un cáncer o una flor vibrante, polémica, sucia o brillante. Desgarrándose lentamente con las sutilezas de quien maneja la técnica, y le sobra la sensibilidad para ir quitando, “deshojando las capas (de tabaco)” de la historia, de los personajes, para dejarlos en sus huesos, pulidos y brillantes, mugrientos y sucios. Personajes de riquísimos matices, de profundas vivencias, de hondura humana en el que hay que sumergirse y salir con sus pedazos de vidas. Personaje donde la palabra adquiere la fuerza que el teatro requiere, la dramaticidad que el teatro requiere, la vitalidad que el teatro requiere, la mezcla de lo popular y lo culto, de la poesía de la cotidianidad trascendida a arte. Voy por cigarros , es también una obra de la memoria y del presente, una obra del futuro. Una obra cubana, auténticamente cubana, de personajes, espacios y tiempos patentes, latentes y ausentes que se levanta desde la página impresa para que desde afuera Tato Armada, o desde adentro, la vea salir a ella, la vea escribir en el espejo: Voy por cigarros. La vea tocar la corneta.

miércoles, junio 27, 2007

Gacetillas y una nota



En Actualidad Escénica pueden leer sobre dos textos dramáticos de Abel González Melo: Chamaco, presentado por Argos Teatro y El hábito y la virtud, basado en la novela de Abel Prieto, El vuelo del gato. Esta página -- si he logrado, por fin, que abra - se resiste a estar en mis links por razones misteriosas pero contiene mucha información sobre la actualidad escénica cubana en la isla. En Teatro en Miami, el trailer de Sangre, que se estrena el 13 de julio. Y en esta nota de Rubén Sicilia a duras penas nos enteramos de dos de los diez libros que presenta la casa editorial Alarcos.

En Noticias teatrales, que tiene muchísimo interés , he descubierto este bellísimo libro de fotografías sobre los títeres de la Tía Norica, que tanto me gusta. Y en esta Revista digital de la escena 2006, fotos y videos de puestas españolas recientes.

En Gestos, pueden encontrar un nuevo libro de la profesora e investigadora Lola Proaño-Gómez, Poéticas de la globalización en el teatro latinoamericano, que según la nota de prensa, es un libro único dentro de los estudios críticos sobre el teatro.

El libro incluye un dvd con escenas de los espectáculos comentados.
Además de los excelentes análisis de textos teatrales en su contexto, el dvd permite "ver" escenas de los textos teatrales interpretados, incorporando una dimensión visual y de práctica teatral inéditas en losestudios críticos. De este modo, además de disfrutar teatro, entreabre laexperiencia crítica a posibles análisis de las dimensiones teatrales de cada espectáculo (actuación, escenografía, iluminación, etc.).
Lanzar la flecha... no ha querido publicar noticias (que están en otros sitios) pero.... se puede probar a ver si interesa.

martes, junio 26, 2007

Los billetes de Fermín Borges


La mitología de los billetes, la simbólica freudiana de los números, escribió Carpentier, fue un "prodigio" en el ambiente: " Nada me regocija más, que esos encuentros entre dos imágenes surgidos al conjuro de cifras pregonadas por los billeteros".
El toro con corbata
Majá navegando
La mariposa y la viuda

En el teatro cubano, la lotería tiene su obra cumbre en Pan viejo, de Fermín Borges (1955).

Una vieja, Un viejo
Ella. Unos sesenta
El, cinco más

(Se oye el canturreo tradicional, sabatino, de la Lotería Nacional desde un pequeño radio colocado en el extremo de la escena. Las luces ya han aparecido levemente, iluminando la pequeña habitación del hogar de una pareja de viejos. En el extremo izquierdo una mesita, donde veremos el retrato de un joven, a su lado un jarroncito del tencent, con algunas flores blancas algo amarillentas.
En el primer plano, en el centro, una mesa rodeada por tres sillas, una de las cuales está situada en el lado de la mesa que está frente al público. Más allá, en el segundo plano, otra mesita con una cocinita de luz brillante, cazuelas y platos. En el extremo derecho un sillón. En el foto, en la supuesta pared, cuelga un cuadro del Sagrado Corazón de Jesús. La puerta de la izquierda.
La vieja en escena. Como es medio día está preparando el almuerzo de su marido. En este momento se oirá al locutor de la Lotería Nacional decir aquello de… “la Lotería Nacional es la esperanza del pobre…” La vieja se encontrará de pie, mirando el retrato del que fue su hijo. Toma el retrato, lo besa. Despúes coge el jarroncito poniendo en él flores frescas. Un instante más tarde, entra el viejo. Trae un paquete de pan viejo y en otro unos plátanos.

El. ¿Ya se saben los números?
Ella. No. Si empezó ahora mismo.
El. Hoy también jugaste.
Ella. ¡Pero cómo voy a dejar de jugar! Cada sábado es una nueva esperanza.


La lotería no es prodigio ni la interrogación de "La Habana vista por un turista cubano" sino la ilusión malograda de los pobres.

domingo, junio 24, 2007

Bloguerías (corregido y aumentado)

Los blogs nos traen muchas recompensas y son una fuerza que desde luego, no soy la indicada para evaluar. En el tema que más abunda en Lanzar la fecha... el teatral, he sabido cómo la iniciativa de Duanel Infante en La Habana Elegante, quien digitalizó el texto de Los siervos de Ciclón, culminó en una lectura, en Miami, dirigida por Yvonne López Arenal con una nutrida asistencia de público. Y ahora me entero que desde el 2004 la revista Cacharro(s) publicó una versión digital. (Ver por favor el comentario de Jorge Alberto Aguilar con los créditos a los escritores que realizaron el cotejo.) Y a lo mejor, después, alguien se embulla y la lleva a escena. Y hasta se hace una representación en Second Life por la cual el camarada Nikita es un avatar. De hecho Teatro en Miami coloca el trailer de su última puesta en escena: Sangre , producida por Ernesto y Sandra García. No sustituyen al teatro, que es un arte vivo, claro que no. Las posibilidades de los medios digitales son infinitas y diera la impresión que estamos sólo en el comienzo del real acceso abierto a la cultura y la información cuando no el de la «obra abierta».
¿Qué han sido si no los cientos de finales imprevistos previstos por los espectadores para Sopranos? No hay que ser una especialista en medios para colegir que las opiniones tradicionales, incluso las muy pensadas como la de Letras Libres se quedan muy atrás de las delirantes e imaginativas propuestas de los aspirantes a escritores y directores que tramaron su versión del esperado final.
Me gusta la blogosfera cuando intenta no reproducir la realidad de los medios tradicionales, sino reiventar, imaginar, no el duplicado o la copia al carbón, sino esa realidad «otra» y diferente que puede lograrse con la inmediatez, la absoluta y total inmediatez que obliga a trabajar de prisa (a veces con descuido, asumámoslo) pero casi siempre recompensado por eso que en el periodismo de mi época se llamaba «frescura». Es una nueva forma de celebración que me gusta y me admira. Podría llegar a ser para los blogs desterrados, una real comunidad, cuya potencialidad es imprevisible y ha cambiado desde ya la forma en que muchos de nosotros compartimos nuestros intereses. Como Lanzar la flecha... en mi caso, ha sido también terapia y juego, comparto mi proyecto de avatar . Ella podría impartir por mí conferencias y asistir a encuentros y festivales, a dónde ya no voy y de vez en cuando, quizás, hasta escribir por mí en el blog. Es joven, no ha tenido que usar la terapia de hormonas ni vitamina E para la piel.

Por cierto, mis excusas a los anónimos que dejaron comentarios que no sé a qué blog pertenecen. Los invito a reseñar acontecimientos teatrales que por alguna razón no se han comentado en extenso.


Yahoo! Avatars

sábado, junio 23, 2007

Ramos sobre un libro de Rafael Maestri


Para los que se interesan en la evolución de las ideas, puede ser útil este comentario de José Antonio Ramos al libro Notas sobre la URSS, de Rafael Maestri (1936). Maestri Arredondo (1908-1973)- brillante escritor interesado en los temas económicos y sociológicos- ha conocido una revaloración póstuma con la aparición de sus Obras escogidas. (Aduana Vieja, 2006). Aquí hay más sobre el libro con prólogo de William Navarrete. Autor de El latifundio en la economía cubana, el libro que Ramos reseña fue el fruto de un viaje de Maestri a la URSS y está integrado por crónicas publicadas originalmente en el Diario de la Marina. Como siempre, enciende la candela. Ilumina también aspectos sobre la evolución ideológica de Ramos que una década después, será «compañero de viaje» de los comunistas, aunque mantenga su habitual rebeldía e independencia de criterios. Para salvar algunos escollos técnicos ya que es un texto que llegó por casualidad, en el camino de mis búsquedas, introduje notas que aparecen cuando se posa el cursor sobre marcas azules y amarillas y aunque dicen mi nombre no son mías, sino las partes del texto que se leen con dificultad. El texto de Ramos está en mi cajita, lo tienen que rotar ... en el sentido de las manecillas del reloj. Toda la aparente complicación, vale la pena.
La caricatura es de un boletín ¡Alerta cubanos!, 1953. Aventuras de Liborito. Y no tiene firma.



jueves, junio 21, 2007

Carucha Camejo en el retablo

El 17 de noviembre de 2001, el Teatro las Estaciones, de Matanzas, organizó un programa-homenaje a Carucha Camejo por su setenticuatro cumpleaños con el espectáculo "En un retablo viejo", textos de Norge Espinosa sobre una idea de Rubén Darío Salazar, director junto a Zenén Calero, del grupo. El escribió las notas al programa, que son lo más completo que he encontrado hasta hoy sobre la mítica directora y actriz , autora del texto sobre el origen del teatro de títeres en Cuba, disponible, gracias al Archivo de Connie.

El corazón sobre el retablo

Por Rubén Darío Salazar

"Carilda Hilda Camejo González, nació el 18 de noviembre de 1927 en La Habana. Hija mayor de cuatro hermanos con raíces en Puerto Rico y Dominicana, tal parece que todo el Caribe penetró en su cuerpo de niña sensible. La nombraron Caridad por sus dos abuelas y como patrona de la isla, quizás ahí radique parte de su hermosura, su elegancia, su bondad. Carucha y sus hermanos vieron un día en parque Emilia de Córdoba, en La Víbora, una función de titiriteros ambulantes; desde ese momento despertaron los sueños, labrando en aquellos corazones retablos y candilejas. Cuando escribió su cuento "El pequeño mambí", inspirado en su abuelo José Camejo Payents, coronel del Ejército Libertador, inauguraba un puente de comunicación con el arte de la escritura. Luego, al estudiar en la Academia Municipal de Arte Dramático, junto a su hermano Pepe, se iniciaba en los juegos rituales del teatro. A partir de 1947 actuó en obras de Lorca, Benavente, Tirso de Molina, Martí, Sartre y Wilder entre otros autores"

" En 1950 viaja por todo el país integrando las Misiones Culturales, -funda con sus hermanos el arte de las figuras en la naciente televisión. Como miembro de la tropa titiritera de los hermanos Camejo, visita escuelas, plazas,parques, fiestas, recuperando a duras penas el costo del transporte, pero felices. Gana un trofeo como animadora de televisión en 1954, hace locución, actúa, modela, pero nunca anbandona el retablo. Belleza y talento se unen en su afán de definir desde el concepto escénico, la creación y la investigación, un teatro de títeres nacional. Este afán comienza a tomar cuerpo en la fusión de los Camejo con Pepe Carril, para crear el Guiñol Nacional de Cuba en 1956.


Triunfa la Revolución y se unen al esfuerzo de fundar teatros de guiñol en toda Cuba. Actúa en Las aventuras de Pelusín del Monte, en CMQ. Fundadora del Teatro Nacional de Guiñol en 1963, donde comienza un período fecundo de trabajo como actriz-titiritera, directora artística, adaptadora teatral e investigadora. Brilla en la Belisa de Don Perlimplín con Belisa en su jardín, en la niña Sadah, de El cartero, de Tagore. Interpreta magistralmente Aurelia, la loca de La loca de Chaillot, de Giradoux, la alcahueta Celestina, de Rojas y la castiza Reina de Valle Inclán. Dirige El pequeño príncipe, de Exupéry, El patito feo, de Prokofief, La caja de los juguetes, de Debussy. Su puesta en escena del Don Juan, de Zorrilla, es galardonada fuera de concurso con una mención de honor en el VI Festival de la Casa de las Américas. Es elogiada por el maestro Liubimov, el español Marsillach, el italiano Dario Fo y el venezolano Roman Chalbaud, entre otras personalidades de visita en La Habana. La corte del Faraón, dirigida por ella, clasifica como uno de los mejores espectáculos de 1967. Lleva a la escena del guiñol a Mayacovski, con un celebrado montaje experimental. Viaja a los países socialistas de Europa, donde su Don Juan vuelve a ser aclamado por especialistas del teatro de títeres como Jan Malik, Margareta Nicolescu o Henrik Jurkovsky. Piensa en el futuro, trabaja en El reino de este mundo, de Carpentier, en la Cecilia de Roig y Villaverde, en el poema Venus y Adonis de Shakespeare. Pero esos proyectos no llegarán a realizarse, en 1971 se inician los años convulsos conocidos como el quinquenio gris, que truncan la floración futura de artistas plenos como Carucha Camejo. "Apartada de la esencia de su vida: la consagración al valioso arte de las figuras, sobreviene la confusión y la depresión". (1)Fue, es Carucha Camejo, una creadora de talento indoblegable, intolerante ante lo mediocre, la falta de responsabilidad, amante de la disciplina, el profesionalismo, de su tierra. Su legado escénico, estuvo y estará en nuestro movimiento teatral como digno ejemplo, cual ese "ramillente de flores silvestres reunidas al azar durante un paseo de primavera, pero todas bonitas y perfumadas."(2)
(1) "Mi realidad sin mito de los Camejo". Inédito, 2000. Mirta Beltrán C.
(2)Palabras de Carucha Camejo para el último espectáculo que dirigió en el verano de 1971.

miércoles, junio 20, 2007

Liz por Reinaldo Montero


Sin más detalles sobre su obra premiada, Lanzar la flecha... se alegra mucho con el premio Fray Luis de León obtenido por Reinaldo Montero y los remite al blog de Ichikawa que abunda en detalles sobre la exitosa obra de Montero como dramaturgo y narrador y la amistad entre ambos.

Durante la comunicación del fallo, el editor Rafael Vega, miembro del jurado, explicó que Liz, diminutivo de la reina Elizabeth (Isabel) de Inglaterra, mezcla historia, leyenda y realidad "con esbozos de personajes admirables" en el entorno de la vida de William Shakespeare y del mundo literario de la época.
El teatro que se nutre de la historia con mayúscula ha seducido a Montero quien ha explorado muchos de sus registros en otras como Los equívocos morales, Medea y Fausto. Ojalá la Liz cubana llegue pronto a la escena con igual éxito que muchas de sus obras anteriores.

lunes, junio 18, 2007

Kid Chocolate y el teatro


A todos los que han buscado esta semana nuevas entradas, mis excusas. Notas largas como las de Alberto Pedro sobre "El banquete infinito" requieren más tiempo y no son tan agradecidas para el blog porque hay que ir a la cajita en la que les recuerdo hay otros materiales. En la imposibilidad -por las características de blogger de colocar artículos en pdf-- la solución que ofrece box.net es una de las mejores, porque los textos se leen bien y conservan el formato. De todas maneras, en ocasiones, mientras trabajo en mi libro sobre el teatro cubano a partir del Alhambra y cuando me tropiezo con algunas joyas (un libro que persigo, una fotocopia, un rastro) el blog se resiente. Me falta imaginación para hacer las dos cosas. De todas maneras, encontré una cosa interesante en la revista de avance.
El ring de boxeo sirvió a Brecht en muchas ocasiones como símil de lo que quería conseguir con sus teorías sobre el teatro épico. Y el boxeador, el máximo de velocidad y perfección. También el boxeo y la espectacular figura de Eligio Sardiñas (1910- 1988) Kid Chocolate sirvió a Francisco Ichaso para analizarlo como una jornada más en la liberación del «negrito» que manso o refistolero en la escena, estaba todavía unido con cordón umbilical a las tradiciones hogareñas. Una de las escasas veces que teatro y boxeo se enlanzan en la década del veinte. Muchos años después Jesús Gregorio escribió Chocolate campeón. El texto completo de Ichaso está en la cajita, aunque es breve, pero es una «nota» corta, pulcra y bien escrita que muchos querríamos para nuestros blogs.

martes, junio 12, 2007

El banquete infinito de Alberto Pedro


Algún día El banquete infinito (1999) de Alberto Pedro Torriente, se encontrará con sus espectadores y lectores. La obra, publicada en edición francesa por la estudiosa y crítico Irene Sadowska-Guillon y traducida por André Delmas, espera junto a otras ¿tres o cuatro? por su estreno y por la edición de su Teatro completo. Me consta el dramaturgo era reticente en publicar y revisaba y pulía las versiones de sus textos. Cuando le llegó la muerte a los cincuenta años, con uno de los expedientes más brillantes entre los autores de su promoción, y a pesar de ser uno de los dramaturgos cubanos más internacionales – estrenos suyos se han realizado en Cádiz, Madrid, Caracas, Bogotá, París, Washington, Miami y Los Angeles-, casi no tiene obras suyas publicadas.
En El banquete… vuelve al tema de la sobrevivencia –como en Manteca—pero fuera del marco del trío o la obra de cámara, también explorados en Delirio habanero. Es una farsa política y retrata la alegoría de dos sucesivas tomas del poder en veinticuatro horas: la que destrona al Jerarca y la que intenta desmantelar el gobierno del así llamado "Paradigma". La obra comienza en los estertores del gobierno del Jerarca, amenazado por una conga «siniestra» que corea:

¡Quítate de la acera
que mira que te tumbo
que traigo un apetito
que acabo con el mundo!

El texto completo de mis notas en la cajita.
En la foto, a la izquierda Alberto Pedro junto al dramaturgo Ricardo Muñoz e Irene Sadowska-Guillon. Teatro del Aleph, París, 1998.

sábado, junio 09, 2007

Sin título

Beware of A Holy Whore (Warnung vor einer heiligen Nutte) (1971) : Rainer Werner Fassbinder. Obsesión por los Cuba-libres.

Alberto Pedro: libre como un pájaro

He encontrado este poema de Alberto Pedro "Libre como un pájaro"en un programa de Teatro de la Luna, para todos los que lo recuerdan.

He perdido mi pasaporte

No seré libre hasta que
tire al mar mi pasaporte
y me convierta en ciudadano de los vientos
de este olor a mariposa enamorada
del príncipe negro.
Entonces me burlaré de la cara gorda
que tengo en esta foto
de los gestos de cuño oficial
con que te interrogan los aduaneros.
Entonces no haré cola ante el mostrador
porque andaré volando sin equipaje.
La palabra viajar sería sinónimo de volar,
sin avión,
cuando volar sea sinónimo
de la palabra miedo.
No conoceré otro lugar del mundo,
el mundo será un solo lugar.
Volaré libre, sin avión, como un pájaro.
cuando tiré mi pasaporte al mar
me convierta en un ciudadano de los vientos
del perfume de la mariposa
enamorada del príncipe negro.
Volaré libre como un pájaro
sin enterarme de que estoy muerto.

jueves, junio 07, 2007

Californianos II: Luaces


Otros californianos llegan con Joaquín Lorenzo Luaces en A tigre, zorra y bulldog (1863) . El comediógrafo se las ingenia para retratar a un avaro molieresco -- Macario Comegén-- interesado sobre todas las cosas por llenar su «saquito» mientras viste con harapos y se ahorra el último centavo. Tiene una hija hacendosa y trabajadora, Carlota y otra «catedrática», indigestada de lecturas y conocimientos y entregada a la «vida del cerebro».
Sofía. Yo soy, como sabe usté,
de constitución exigua
mis dolencias averigua
todo el mundo que me ve.
Mi cabeza paracléptica
la tengo tan atrofiada
que temo que al fin me invada
una afección cataléptica
La contraposición entre la hermana sabihonda y la otra es una fuente de comicidad como la presencia del criado gallego Blas que habla casi siempre en su idioma con largas parrafadas en las cuales es incapaz de sintetizar un incidente. Comegén lo trata a puntapiés. Desde luego que hay unos pretendientes. Manuel enamora a Carlota y Eduardo a Sofía. Y en medio de los enredos, llegan los filibusteros vestidos de paño y con sombreros «californianos» a perpetrar el atraco. Lo más interesante de la obra es el altercado lingüístico : rara mezcla entre el inglés chapurreado que pretende hablar Eduardo y el gallego de Blas. Eduardo -acota Luaces--tiene acento patibulario, lo que unido a la vestimenta y las caras «horribles» caracteriza a los forasteros. Se impone una jerigonza verbal, una torre de Babel. El criado Blas se lleva finalmente el saquito con «cien mil duros bien contados». Al final, con el restablecimiento de la armonía, sabemos que detrás del refinado Eduardo estaba el vulgar ladrón Tiburcio Berenjena en combinación con Blas, harto de Comegén, que se despide como "un mocito del cogollo, del barrio de Peñalver". El gallego está casi aplatanado y el catedraticismo en ciernes de Sofía se adelanta unos años al de Pancho Fernández.

El cartel de Lázaro S. Hondares se encuentra expuesto y a la venta en este sitio donde se muestran otras obras suyas.

lunes, junio 04, 2007

El ciclón de los siervos




Por Yvonne López Arenal
Fotografías de Mario García Joya

Me interesó "Los siervos" (1955) más que ninguna otra obra de Piñera, para esta temporada de lecturas del ICRA(Instituto cultural René Ariza). Se trata de un texto poco conocido, que cuenta solamente con una adaptación- puesta en escena en Cuba, por el director Raúl Martín, una lectura en Miami y tengo entendido que una en España hace bastante tiempo atrás. Me atrajo la sorprendente vigencia de esta pieza.
El relato de esta narración ficticia de Virgilio Piñera, "Los siervos" se inspiró y se ha comparado con situaciones reales, por lo que el peso de esta obra provoca mayores resonancias e infinidad de niveles de lectura. El abuso del poder asociado a la autoridad, las jerarquías, las dictaduras, las posiciones de cuerpos sociales, de grandes y pequeños poderes que determinan la conducta de personas, que deciden destinos, es una constante en la humanidad y fue preocupación del teatro de Virgilio.



Las formas prácticas del poder son múltiples y se ejercen en la medida que unos individuos logren ser capaces de dominar a otros. Ya sea por la vía de la demagogia, las falsas promesas o la coacción física e ideológica. El hombre, implantando sistemas de terror, inventando enemigos y demonios imaginarios, de los que hay que defenderse a toda costa, va creando el caos. Como en los cuentos de antaño, para asustar a los niños que se portan mal, "hay viene el coco mijito" y aquí estamos nosotros para defenderte.
Y por "defendernos" debemos encarcelar y juzgar por convicción, declarar guerras, espiar y acusar ante la menor sospecha. "La intransigencia se ha establecido, como un valor positivo" en muchos casos decir "No" es lo que importa, es lo que encontramos como única y absoluta posición ante un problema, la lógica y la razón no cuentan. A nombre de la mejor causa pateamos traseros y cortamos cabezas.



Y por supuesto, en esta lectura dejamos abierta la referencia, lo mismo a niveles de jerarquía gubernamental, que a políticos de turno, organizaciones civiles y religiosas, que en cualquier lugar del mundo, sobrepasan sus funciones en su ejercicio de poder. Incluyo también pequeños egos, individuos con aspiraciones desmedidas, que no se detendrán para alcanzar sus metas, así empieza todo, con los micro- poderes. Como se dice por ahí "al que le sirva el sombrero que se lo ponga."
Estos poderes aumentados, alcanzan límites enajenantes, incomprensibles. Una de las posibilidades que tenemos como teatristas es hacer como en el día del Carnaval. Invertir los papeles, y hoy nosotros "le sacamos la lengua a todos ellos " gracias a la oportuna intervención de "Los siervos". Una de las cosas que menos toleran estos "Poderes" son las burlas, las sátiras políticas, verse con el tiro certero de "el rabo al burro".
Así que nosotros, actores, bufones, clowns, como gusten llamarnos, en la medida que nuestra lectura dramatizada nos permita, vamos a jugar, a ridiculizar y satirizar, muy seriamente, un mundo que por lo compacto, al más mínimo toque de irreverencia, se puede resquebrajar, al menos por un tiempo y antes de que un inevitable retorno al NIKITISMO nos atrape.

En la primera foto, de izquierda a derecha: Angel Lucena, Miriam Bermudes y Pablo de Cuéllar, en la segunda, Osvaldo Córdova y Carlos Pittella y en la tercera Yvonne López Arenal, Carlos Pitella, Pablo de Cuéllar y Miriam Bermudes.

Lectura:
Los Siervos. Virgilio Piñera
Instituto Cultural René Ariza y Teatro Estudio Havana Fama.

Dirección.
Yvonne López Arenal

Elenco.
Nikita..... Filósofo del partido- Carlos Pittella.
Orloff..... Primer ministro- Pablo de Cuéllar.
Fedora.... Secretaria del partido- Miriam Bermudes
Kirianin....General----- Angel Lucena
Stepachenko....Espía- Osvaldo Córdova
Basilia Adamova... Señora Encubierta- Yvonne López Arenal
Kolia... Obrera- Miriam Bermudes.
Oficial- Yvonne López Arenal

Fotos: Mario García Joya
Asistente de dirección: Carlos Pittella
Iluminación de escena: Sandra Rincón

fecha:
19 de junio.

Lugar:
Tercer Martes es Teatro.
Teatro Estudio Havana Fama.
1165 SW 6th St., Miami, Florida 33130
Phone: 305.324.1300 - 786.319.1716

Agradecimientos:
Juan Roca. Havana Fama Teatro Estudio.
Sandra y Ernesto García.Teatro en Miami.
Luis de la Paz. El Ateje.
Arturo Serrano y Salvador Enríquez. Noticias Teatrales.
Mario García Joya.
Cosalinda Entertainment.
Duanel Díaz Infante. Cuba: La memoria inconsolable.
La Habana Elegante .

Delirio de Eusebia Cosme

Eusebia Adriana Cosme y Almanza, más conocida como Eusebia Cosme (1911-1973) fue la musa que paseó la poesía negra por los escenarios del continente. Nacida en Santiago de Cuba, Nydia Sarabia la recuerda en sus comienzos como miembro de la sociedad de Estudios Afro-Cubanos. Presentada por Fernando Ortiz en 1934, es sabida la admiración de los poetas por su arte con un repertorio que incluyó , entre otras, la «Canción de cuna de la negra esclava", de Regino Boti y los «Nombres negros en el son", de Emilio Ballagas.
En estas recitaciones-- escribió Ortiz- se destacan fácilmente sus inspiraciones africanas, trivial y anecdótica, su dicacidad, su choteo, su dialogismo, su ritmismo, su bailabilidad, etc."[...] El negro es algo más que el negrito estereotipado del escenario y la pantalla, siempre en su papel inferior, satírico y risible y casi siempre sinvergüenzón. Eusebia Cosme, por ejemplo, ha demostrado que puede declamar poesía negra conmoviendo y haciendo llorar.
Sus papeles en la Biblioteca Pública de Nueva York contienen buena parte de esa larga carrera que la lleva a Estados Unidos desde la década del cuarenta. Aquí realiza un programa radial: el show de Eusebia Cosme. Es la nana esclava del Derecho de nacer, de Félix B. Caignet, y la intérprete de Rosas blancas para mi hermana negra (1969) con Libertad Lamarque. ¿Sobrevivirán grabaciones de sus interpretaciones de la poesía negra que hicieron furor desde los treinta y cautivaron a espectadores tan diferentes como Juan Ramón Jiménez, Ortiz y Caignet?



El mismo año en que Ortiz presenta a la cubana (1934), en Nada más que una mujer --una de esas versiones al español de cintas norteamericanas- Berta Singerman, en un oscuro bar de Filipinas, no enseña las piernas como podría esperarse, sino «recita», entre ellas "La rumba" de Tallet. No tuvo mejor suerte la santiaguera Eusebia Cosme con la meca del cine, pero espero que con el auge del spoken word y la poesía performativa, alguien se anime a revisar sus papeles y nos devuelva la clave de la euforia de los treinta.

Ilustración de Carlos Mérida. revista de avance, 1930.

sábado, junio 02, 2007

El país que va conmigo


De La Habana me han mandado este artículo de Uva de Aragón que dice muchas cosas que pienso. "Volar La Habana" está en el Diario de las Américas del jueves 31 de mayo.Y sobre todo, ofrece un enlace a un sitio que parece un palimpsesto donde se pueden apreciar edificaciones habaneras de distintas épocas, estilos y estados de conservación. La impresión que uno recibe no es exactamente real y las residencias están en el vacío o en el sueño. El tema es controvertido y los que no poseíamos nada material no debíamos opinar, pero conozco a muchos, cuyos padres tenían propiedades, a los que tampoco interesan las reclamaciones materiales y sí las espirituales, ésas de las que escribe Uva de Aragón, a quien le agradezco que en medio de tanta sin razón sobre los viajes que impide a los residentes en Estados Unidos volar La Habana, escriba sobre estos temas, que desde luego no se agotan aquí y tienen tantos matices como cubanos por metro cuadrado.


Volar, andar, pasear, caminar La Habana con nuestros amigos y nuestros afectos no tiene por qué ser sólo para el turismo o el intercambio oficial. Mientras, todos los días, muchos como Uva, volamos a La Habana a nuestra manera revisitándola con Connie en su prodigioso archivo o con Kubalgie con sus libros y Duanel y Ernesto y Tania y Armengol--- desde la añoranza, la curiosidad o el dolor-- o intercambiando con nuestras familias esos «emilios» cariñosos que a veces traen un hallazgo inadvertido. El país no es de nadie y sus ciudades son de todos nosotros.

Fotografías de la autora, febrero, 2007.

viernes, junio 01, 2007

¡Arriba con el himno!

Cuando Ignacio Sarachaga escribe ¡Arriba con el himno! (1900) crea las bases para el estilo «alhambresco». A pesar de su contagiosa música, su oropel y su alegría, esconde un fondo de desilusión. Con la última obra del autor de Mefistófeles, se despide una época y el final de un forma de hacer se engarza con el arribo de otra que dominará la escena por treinticinco años. Me gusta mucho ¡Arriba con el himno! , a pesar de su ingenuidad, porque es un testimonio del traspaso de poderes, una obra política hecha con gracia y humor, un testimonio y un delirio.
Comienza cuando la bandera española está arriándose en el Morro y termina con la entonces hipotética escena del pabellón nacional sustituyendo a la insignia norteamericana. Los que presencian la escena son Handkerchief ( norteamericano) y Luis ( cubano) .


Mientras desfilan como en un caleidoscopio personajes «irrepresentables» como las calles, los periódicos, los teatros y los partidos políticos. Las calles están muy contentas porque han sido remozadas por el gobierno interventor, pero el barrio del Pilar necesita alumbrado y San Isidro ya aparece como «barrio de la maldad, sucio y choteado». Los teatros se presentan, el Tacón, el decano, muy operático, el Albisu y el Payret así como el circo Pubillones, al que asistía de niña Renée Méndez Capote.
Luis conduce al norteamericano al concurrido Parque Central donde el pedestal de Isabel II está vacío y Zapote, un español bodeguero pronuncia un discurso absurdista muy elocuente:

[..] Señores, los detallistas son hombres que no quieren detallar detalladamente, porque hay detalles largos de talle, y que cualquiera estalla al verles la talla»..(200-201).
Opuesto a que el whisky sustituya a la ginebra, el bodeguero se encuentra con Pancho --un gallego aplatanado que se niega a «evacuar». Vestido con su jipijapa le gustan demasiado el clima, las mujeres cubanas y el danzón. Quizás una de las escenas más graciosas es la de los medidores de calles, uno de ellos habla en inglés, pero nadie entiende. O los partidos políticos o los diarios de La Marina, La Discusión y La Nación .
Pero el norteamericano, ávido de conocer los bailes y la diversión, asiste a la polémica batalla entre el two-step y el danzón. Los insultos son mutuos. Tieso como una estaca es el two-step, horror que a nuestro patriotismo hiere, «los que lo bailan parece que van dando puntapiés». Al final, Handkerchief prueba y aprueba el danzón: tiene un «meneamiento» delicioso.
Sin embargo, todas no son carcajadas. Ha aparecido la otra cara de la moneda: el cesante y el reconcentrado y, sobre todo, el buscador. Este último busca el desenlace de la comedia política. Y suena un cañonazo, la bandera cubana ondea en el Morro y hay luces de bengala. El autor la consideraba una apoteosis final. Tiene cinco cuadros y veinticuatro números musicales.

El teatro Payret y el Albisu en la colección digital de tarjetas postales de Cuban Heritage Collection. La edición Ignacio Sarachaga. Teatro. Selección y prólogo de Rine Leal. Letras Cubanas, 1990.