miércoles, enero 31, 2007

María Eugenia García

La actriz María Eugenia García y el trovador Augusto Blanca en una escena de la Teatrova, dirigida por Adolfo Gutkin. Circa 19 ¿74?
Al teatro se lo lleva el viento o el agua, alguien dijo que se escribe en la arena, aunque uno atesora sus imágenes.

martes, enero 30, 2007

María Irene Fornés imprescindible



Antologada en tres ocasiones en libros de teatro cubano, María Irene Fornés, es la dramaturgo cubano americana más representada y estudiada. Y como ha dicho Beatriz Rizk, una referencia obligatoria . Aunque radicada en Estados Unidos desde 1945, una obra suya "La viuda" integra junto a Gloria Parrado un tomo de Obras recomendadas por el concurso Casa de las Américas ( 1961). Pertenecer al teatro norteamericano y escribir en inglés le impidió operar en el sistema cultural de la isla y emigrar en el 45 y no ser una exiliada, estar excluida de muchas antologías, reseñas y recuentos donde su nombre es una cita de soslayo o una mención indispensable. Bien porque el teatro norteamericano la considera entre los suyos o porque sus piezas no transcurren en ambientes “hispánicos”, lo cierto es que, según Matías Montes Huidobro, “ la dramaturga nunca ha rehuido del todo ni la temática, ni los personajes, ni el sistema de creencias isleños, lo cual posibilita insertarla cuando menos dentro de la dramaturgia cubano-americana moderna.”
Jorge Febles ha rastreado esa filiación hispánica en textos como "The Conduct of Life" y"Sarita", y ha documentado que “Sin lugar a dudas, […] es una escritora norteamericana. Ello lo verifica el total de su producción. Empero, algunas piezas sueltas, ciertos motivos que la inspiran, el compromiso constante con los jóvenes escritores hispanos radicados en Nueva York y, sobre todo, el barroquismo exuberante que define su enfoque teatral, la vinculan marcadamente con el teatro cubano-americano y hasta con el isleño de los años cincuenta y sesenta.” Rine Leal fue más lejos al declarar que “ pertenece” al teatro cubano por su “sentido del evento de participación, el grotesco, la idea de la vida como un absurdo cotidiano regido por el azar o el nonsense, la dialéctica del opresor/oprimido, el intercambio de roles, la parodia y la farsa.” En 1995, y con traducción de ella misma, "Fefu y sus amigas" aparece en 5 autores cubanos. (Rine Leal, Ollantay Press). Su pieza más conocida es “dispersa”, retrata el mundo de la mujer entre la esfera pública y la privada, del patio a la cocina, de la disertación al soliloquio, la alucinación a la locura, íntima, coloquial y al mismo tiempo, expresionista, perturbadora, por el tratamiento caótico del espacio (el público debe seguir a las actrices por escenarios múltiples) y la complejidad de los monólogos, que apunta a la imposibilidad de conocer del todo a Fefu, Cindy, Paula, Sue, Cristina, Emma, Julia y Cecilia como el universo en el que habitan.

En el 2005, Lillian Manzor y Alberto Sarraín, con traducción de este último, incluyen "La conducta de la vida" The Conduct of Life (1986) en Teatro cubano actual. Dramaturgia escrita en Estados Unidos. (Ediciones Alarcos, 2005) dentro del teatro "usanocubano" (Manzor) que integran otras cuatro obras más (Dolores Prida, Caridad Svich, Nilo Cruz y José Ignacio Cortiñas) con la que aspiran a mostrar una identidad en la diferencia. La obra escogida de de la Fornés es una de las más afines al universo latinoamericano por tratarse del «juego morboso opresor oprimido» (Rizk), temática tan frecuentada en nuestros escenarios desde la década anterior. Aunque todo parece indicar que su obra más «cubana» es Letters from Cuba, del 2000, que todavía no está recogida en español. Ojalá estas antologías que han divulgado una parte mínima de Fornés bicultural sirvan para conocerla más y, sobre todo, a estrenarla. En una entrevista no en persona sino por ¡email! que le hice para Cubista, María Irene me dijo que estaría encantada que sus obras fueran traducidas y estrenadas en La Habana.

lunes, enero 29, 2007

Hasta pronto


Escribir en el blog es crear una comunidad espiritual con esos que te leen en tu propio vecindario o en cualquier parte del planeta. En otra parte lo he contado, mi experiencia más interesante en la escritura. Hace días, a lo mejor ustedes se han dado cuenta ( ojalá que sí) se ha roto el hechizo, ese hilo frágil que es como una cuerda floja, sólo que no estoy en peligro de caer del trapecio, pero sí de convertir placer y emoción en cierta rutina y no quiero publicar descartes ¡cuántos no tendré en tantos años! ni tampoco ser puntual y hablar de cualquier cosa con tal de tener el blog actualizado. Lo que escribo no tiene que ver con ningún plan o pronóstico ( no hay que cumplir una meta) ni persigue ningún otro objetivo que no sea el de interesar con alguna nota, recuerdo o hecho de la vida cultural o social o de los episodios que he vivido. Me toma tiempo pensarlo y escribirlo, pero me agrada. Y han sido más las satisfacciones que las espinas inevitables. Ahora me voy a tomar un tiempo para repensarlo o un merecido descanso como se dice en picúo y los que estén por ahí ya se enterarán cuando empiece la segunda tanda de la flecha. Hasta pronto. Les agradezco que estén por ahí, prometí continuar y desmentir los pronósticos de que casi todas las bitácoras se deshacen a los pocos meses. He leído en estos días muchas muy buenas y mañana para despedirme de esta primera vuelta se las voy a recomendar. ¿Qué les parece mi anuncio de neón?

Cubans in Hollywood


Mensaje de Jorge Luis Rodríguez, director de Cubans in Hollywood.

La Escuela primaria Jose Martí de Tijuana, México, se llenó de amigos este sábado 27 de enero cuando los alumnos limpiaron de graffiti las paredes vandalizadas donde pintan ahora un nuevo mural con el tema La Edad de Oro.
Jorge Luis Rodríguez, promotor de muchas iniciativas culturales y humanistas en Los Angeles, entre ellas el web site www.afrocuba.org y Cubans in Hollywood, que se propone resaltar el aporte de los latinos en este enclave entre las más recientes, ha circulado un e-mail a sus amigos:
Amigos,
Ayer domingo 28 a la 1 de la tarde se realizó un acto martiano en la escuela José Martí de Tijuana, al mismo tiempo que en Los Angeles el Patronato Jose Martí celebra este 154 cumpleaños del Apóstol con su tradicional almuerzo y panegírico.

Esta actividad es parte de un programa (Los Angeles/Tijuana) de intercambio cultural sobre la frontera auspiciado por COFAC, el Consejo Fronterizo de Arte y Cultura , que preside Adolfo Nodal.


Desde el centro de arte y humanidades la Casa del Túnel, Carmelo Alvarez promueve los lazos internacionales de creación conceptual donde se dan cita poetas, artistas y promotores culturales para que florezcan la paz y el amor sobre los disturbios y el clima de tensión migratoria que priman en nuestras naciones.

Mientras unos hombres levantan muros de concreto entre ambos territorios, otros hombres levantan puentes de rosas blancas.

Martí publicó sobre la muralla china en La Edad de Oro; me pregunto que escribiría hoy para los niños de América sobre la muralla que vamos a levantar en la frontera mexicana despues de haber derribado el muro de Berlín y el de Pink Floyd.

Cultivo una rosa blanca.

Más información y las fotografías originales en http:/ www.StageoftheArts.info.

jueves, enero 25, 2007

Una obra rechazada de Piñera

Con una foto de Mario García Joya

Un joven desconocido, intenta abrirse paso desde Camagüey. Virgilio Piñera escribe Clamor en el penal [1] a raíz de una gira de La Cueva a esa ciudad con La luna en el pantano, de Luis A. Baralt e Ixquic, de Carlos Girón Cerda : “Una obra sin ton ni son [….] cuyo punto de partida, estaba, […] en el entusiasmo provocado por las representaciones de La Cueva.” La “comedia” tiene cinco cuadros y transcurre en un centro penitencial. Las condiciones bestiales e inhumanas de la vida de los reclusos se transforman con la llegada de una joven abogada, la Dra. Soria, que reforma la prisión. Piñera trabaja los personajes en varias tesituras: la dirección del penal, insensible y autoritaria, los presidiarios (Amado, Rubio, Colorao, Veleta, el 88, el 104) y la Dra. Soria y su aliado, el médico Marcos. Única en el periodo por transgresora, Piñera erige como centro al submundo de presidiarios, asesinos y ladrones regenerados por la doctora. Ella trae esperanza y nuevos métodos, humaniza el penal y acaba con las peleas, las comidas podridas y el trabajo forzado. El autor de veinticinco años crea un personaje abiertamente homosexual: «La zapatera» o el 88. En el primer cuadro agrede a otro preso con una cabilla. Virgilio lo describe: « el típico clásico del penado homosexual pasivo. Aspecto totalmente afeminado y procaz, como de cínico ofrecimiento.» Mientras, el 104 “ …..es lo opuesto, viril, sereno, fuerte, alto y musculoso como hombre de trabajo rudo. Lleva la cabeza vendada”. La numeración de los penados en lugar de sus nombres es un acertado recurso de caracterización. Un Virgilio fuera del closet enfrenta a dos personajes: la loca extrovertida y abierta y el fogonero de la caldera, fuerte, viril y sin educación.

104.[….] ¡ Ay verdad, bueno, yo no soy santa pero hoy me levanté sin ganas de sonsacar a nadie. (otra vez se arregla la chaqueta). Estaba secando la ropa del lavadero cuando llegó éste con un cubo y parándose, sin más, ni más, me dijo,« mira que no puedo aguantar más…».

Morales. (al 104). ¿Es cierto que dijo tal cosa?

104. (Que ha asistido a todo esto como una persona totalmente abismada en otro pensamiento. Se levanta fieramente.) ¡Muy cierto se lo dije!

Morales (al 88) Continúe.

El 104 tiene fuertemente agarradas las manos a las costuras del pantalón y respira con fatiga.

El director del penal le recuerda que los «actos contra natura» se castigan con severidad y la obra se inclina hacia otro derrotero. La Dra. Soria, la «virgencita» para los reclusos, implanta sus reformas; el director del penal pierde autoridad y desaparece y los presidiarios se regeneran en un ambiente humanizado.

Escrita al calor del entusiasmo por la visita de La Cueva a Camagüey, se infiere por las cartas entre Baralt y Piñera de octubre 28 y noviembre 21 de 1936, que Piñera sólo organiza la gira, patrocinada por la Hermandad de Jóvenes Cubanos, sino que estuvo pendiente de cuestiones técnicas como el voltaje, el presupuesto, los varales , las diablas, el pago a los tramoyistas y conseguir un timbal. A Virgilio le fascinaba la “máquina patibularia” y se interesó por el crimen de La Macagua (1927) ocurrido en Camagüey, en el que un joven campesino asesina a un anciano para robarle cuatrocientos cincuenta pesos. Manuel Villabella documenta que se acredita como periodista para asistir al cadalso. El sistema carcelario lo tentaba, pasó un día en prisión detenido por Samaniego, uno de los esbirros de Machado, le entusiasman los procesos judiciales y se declara admirador de la primera mujer fiscal del país. Si se revisa la obra «rechazada» de Piñera no se sostiene la idea que antes del destape de obras gay en los ochenta , el teatro cubano sólo conoció la loca desaforada del teatro bufo. Piñera a finales de los treinta creó personajes homosexuales, agresivos y complejos que intentan saciar sus apetitos en el submundo de la prisión entre la muerte y la violencia: “La zapatera” y el 104. Pero Piñera excluye Clamor…de su Teatro. Como su título indica, el autor clamaba por una vida más humana para los presos que incluía la satisfacción de sus deseos que como dice el 104, eran tan necesarios como comer o dormir. Pero en la cárcel «hay que olvidarse por completo de todos los deseos». ¿Y dígame: no le resulta vergonzoso haber puesto los ojos en otro hombre? pregunta una de las autoridades del penal.


[1] Debió ser escrita entre 1937 –cuando aparece el primer cuadro en la revista Baragúa y 1938 , fecha que Virgilio ofrece como terminada.

miércoles, enero 24, 2007

Escribir a mano


Ayer fue el día de la escritura a mano en los Estados Unidos. Se ha comprobado que cada vez somos menos los que usamos el lápiz, el papel y la pluma y una industria millonaria teme ser desplazada por las nuevas tecnologías. Me enteré hoy en el periódico. Es cierto que ya no regalamos una pluma de fuente, como la antigua Esterbrook que todos olvidaron menos los coleccionistas, ni enviamos notas a mano. Y aunque se diga en los concursos que los aceptan, es la hoja de ocho y medio por once en Times New Roman o Arial que vienen default en la mayoría de los ordenadores. Por eso se me ocurrió que intentaría hoy al menos escribir a mano – el músculo que no se usa se atrofia decía la doctora Cao – en esos blocs de notas que hacen mis vecinos de Ars Antigua de la Colección Drexler (que conste que no es un anuncio con adsense) con grabados del XVI y del XIX. Y como ven la letra es pequeñísima e ilegible. A las cartas les debo muchísimo, más de lo que nadie pueda imaginar y en gratitud a ellas y con emilios y cartas viejas de los sesenta armé Visa de fiancé que oye la conversación en el último anaquel del closet.

Tablas: 25 años II


Se ha celebrado con éxito los veinticinco años de Tablas en La Habana. Algún día las ediciones de la etapa fundacional, como la han calificado, estarán en formatos digitales, para que todos los que quieran estudiar el teatro cubano, tengan un punto de vista más, como ahora yo intento encontrar textos perdidos que nunca salieron de las revistas en los que fueron publicados. Alguien alguna vez los hallará, sin ir más lejos, sólo en Albur (1990) está "Clamor en el penal", la obra rechazada de Virgilio Piñera, como sigue siendo en Ciclón donde se encuentra "Los siervos" y así unas cuántas más. Por fortuna, muchos textos de Tablas han pasado a las antologías por lo que su permanencia está asegurada, así que si una utilidad ha tenido y tiene es preservar para los lectores del futuro esa parte visible del espectáculo teatral o ese «registro infalible de los tiempos», que no por gusto estuvo José Juan Arrom en ese primer número, porque ahora nos parece la historia del teatro cubano natural pero cuando en 1944 escribió su Historia de la literatura dramática cubana, la bibliografía era casi inexistente y Arrom es un descubridor. Tendría muchas cosas más en el tintero que se pueden contar sólo al calor de una tertulia, en la mesa de un café, hicimos varias ediciones entre 1982 y 1987 hasta ese número cuatro del 87 cuando me fui de diplomática a España, una diplomática de ocasión y no de carrera. De esa experiencia tengo un libro de cuentos Potosí 11, dirección equivocada (una dirección en Madrid), amigos insustituibles y muchos recuerdos. Cuando regresé --sustituida -- ( y algún día vendrán a cuento los detalles) sólo tres años después, ya no tenía trabajo en la revista Tablas. Sin embargo, ahora me doy cuenta que había jóvenes haciendo otras revistas, porque como siempre hay jóvenes que nos rechazan o nos niegan, pero lo importante es que lean y hoy ese Albur que me ha prestado Nara Mansur ( lo tengo muy bien guardado) me ha servido como diez antologías. Y a alguien le pasará con Tablas alguna vez.
Albur, Año III, no. especial V, 1990. Dirección: Iván González, diseño y realización: un servidor Nicolás Morales Carreño y cubierta de Ibrahim Miranda.

martes, enero 23, 2007

Memorabilia

Hace unos años leí que el fiat seiscientos hacía su salida del mercado para aparecer titubeante en alguna película de Kieslovsky y por supuesto, en las calles de La Habana, donde ha ganado su merecida fama y ha resistido todos los embates. Mi polaquito fue oficina y ambulancia y me dejó ir a los teatros y a todas partes con más facilidad que a otros que en ese momento iban a pie y estaban en su «estado natural» y jamás pensé que tener o no tener un polaquito era tan importante en nuestras vidas. Me duró poco el polaquito, la verdad, no por culpa de él que debía ser objeto fetiche, sino porque es parte de las pérdidas y las cicatrices que nos dispone la vida, perdemos nuestros libros y cambiamos de casa y queremos y volvemos a querer. Nadie que vive en países donde tener un automóvil es casi normal, como una extensión de los piernas, puede entender lo que sí polacos y cubanos entendemos bien. Gracias al tamaño del «sacapuntas» que muchos nombres tuvo en el argot popular, jamás he podido manejar ningún otro automóvil, no tengo la distancia y pericia requerida para acostumbrarme a otro y el polaquito y yo formamos a la larga una pareja armoniosa. Extraño al polaquito. Hace veinticinco años estoy en el portal de la imprenta de Zulueta --cerca de una estación de bomberos y de lo que quedaba en pie del Teatro Martí--cargada de galeras (que es como se llama a las pruebas de los linotipos) y aunque casi todo lo volviera a hacer de manera diferente, si pudiera, me compraría un fiat 126.

Casa experimental de Richard Neutra


A mediados de los treinta y en medio de la depresión Richard Neutra --que no tenía casa propia- recibió un donativo de un benefactor, el industrial holandés Van Der Leeuw y nombró así su vivienda experimental, conocida como la VDL Research House II ( 1932). Gracias a nuestros amigos Mary Pat y Gervasio Prado -- interesados en arquitectura modernista-- fuimos como muchos angelinos el domingo a ver la casa de Silver Lake, en la que el arquitecto experimentó con sus espacios, los nuevos materiales y sus conceptos arquitectónicos. Entonces Neutra tiene cuarenta años, había llegado en 1925 a Los Angeles como parte de la emigración europea que enriqueció tan notablemente la vida cultural de la ciudad y después de una etapa de penurias y tanteos, tiene inmediato éxito. Debe ser muchísima la literatura disponible acerca del impacto de Neutra y seguramente todavía más se ha escrito sobre el destino final de muchas de sus obras, algunas demolidas por la fiebre de novedad y la ignorancia para construir mansiones. Aunque uno no sea arquitecto, vale la pena visitar la casa de Neutra, armoniosa combinación entre la naturaleza y los interiores desde los que siempre se puede observar la represa que en el momento de su construcción, llegaba al borde de la casa. El interior y el exterior, el dentro-fuera ofrece la sensación de un mirador desde donde se conecta con el paisaje y el agua. Por una escalera volada se llega al segundo piso y por otra aún más estrecha a la azotea.

Los espacios son relativamente reducidos, sobre todo, las habitaciones de dormir en el segundo piso, algunas como la de su esposa Dione en la que una pileta de agua se funde a nivel del ojo con el agua del lago. En la primera planta están los salones de reuniones y un espacio de uso múltiple que alguna vez se abrió para que Dionne ofreciera sus conciertos de violoncello. Todavía tantos años después, produce enorme serenidad y placidez. En 1963 se incendia y en 1966 el arquitecto y su hijo la reconstruyen como versión de la casa anterior. Es la casa II reconstruida en 1966 la que todavía está en pie en Silverlake Boulevard 2300, austera y monacal comparada con la tendencia convencional en Los Angeles, pero que a pesar de estar urgida de restauración, irradia su belleza.
Más información aquí.

Las fotografías son de Felipe Herba.

domingo, enero 21, 2007

Tablas: 25 años

Hace veinticinco años comenzó la revista de artes escénicas Tablas que mañana lo celebra en La Habana. En un país en el que todas las revistas teatrales fueron efímeras y no tuvieron continuidad, es un hecho notable. La revista Artes (1944) creada por Paco Alfonso duró unos pocos números, Prometeo, dirigida por Francisco Morín !Veintiséis ediciones! Tablas se mantiene, ha creado su sello editorial, su página web, ha ampliado sus concursos, realiza eventos y conversatorios y publica incluso una colección de clásicos. Muchos de los que han trabajado y/o colaborado en ella participan en un evento de dos días. A todos mi felicitación más sincera con este primer ejemplar agotado y de colección y el primer sumario:

El teatro: registro infalible de los tiempos. José Juan Arrom.
Mi experiencia en Huelga: Santiago García.
Marginalismo y escena nacional: Rine Leal.
Riesgos y dificultades de la dramaturgia cubana actual: Rosa Ileana Boudet.
Un documento del Teatro Popular: Lilliam Vázquez.
Reportaje sobre una fiesta mayor: Juan Carlos Martínez.
El pan y el teatro para todos: entrevista con Peter Schumann y
Stanislavski y la contemporaneidad, entrevista con Vidas Siliunas, de Carlos Espinosa.
Vicente Revuelta comenta un libro de Evgueni Tovstonogov
Los novios ¿una obra de teatro juvenil? por Carlos Espinosa.
Una aproximación a la Teatrova, de Francisco Garzón Céspedes.
En Tablilla.
Nuestros teatristas: Sergio Corrieri.
El número tiene diseño de Félix Beltrán y Dagoberto Marcelo e ilustraciones originales de Posada.

miércoles, enero 17, 2007

Alberto Pedro por redescubrir


El otro día estuve hablando con un escritor interesado en la obra de Alberto Pedro. La conversación me reveló que muchos jóvenes no han visto sus obras y carecen quizás de las vivencias del espectáculo que a otros nos parecen naturales. Y es que muchas de sus piezas son bastante difíciles de encontrar y están dispersas en revistas hasta que no se publique la edición cubana de su «teatro completo» que lleva años en su preparación. Nadie imaginó que no estaría entre nosotros para verla, como tampoco conoció la edición francesa de tres de sus piezas que apareció después de su muerte. La mauvaise Graine publicó, traducidas por Andre Delmás, "Delirio habanero", "Manteca" y "El banquete infinito", no editada aún en español y en proceso de montaje por Teatro de la Luna.
Revisé y releí algunos textos que como la entrevista de José Monleón en Primer Acto 228 " Todo esto representa el fin de una época" (1989) adquieren un nuevo significado o la introducción de Estorino para "Weekend en bahía", «Dos mundos incompatibles», todo me pareció repentinamente nuevo e inquietante, Alberto Pedro está casi en su totalidad por redescubrir, obras que no se han editado, sus adaptaciones para la televisión y sus guiones para el cine.

Recordé el trabajo de Irene Sadowska-Guillon, entusiasta y conocedora de la obra de Alberto Pedro, gracias a quien hubo lecturas y puestas en escena en París y estas traducciones que sin dudas han internacionalizado su obra. También "Manteca" aparece en mi antología Morir del texto (1995) de dónde extraigo al azar estos fragmentos:
Aquí están estos tres hermanos extraídos de la tradición cubana, Dulce, Pucho y Celestino bordean una situación límite. El escenario está poblado de objetos en desuso, y como en un desván, coexisten una bicicleta rota, latas oxidadas, trastos, un tanque de agua y un empolvado busto de Lenin. La función que presencié aprovechaba la condición de local de ensayo para plasmar en el espacio escénico las carencias de la vida cotidiana de hoy, empleaba la luz del día y la música en vivo improvisada sobre los míticos temas de Chano Pozo.

Los restos de escenografía de puestas en escena del antiguo Teatro Político Bertolt Brecht, (del cual la directora Miriam Lezcano y otros integrantes de Teatro Mío formaron parte), parecían los restos de un naufragio. Un panel de El rojo y el pardo o un aforo de El carillón del Kremlin eran como despojos y fragmentos de un repertorio obsoleto. Sin embargo, situaban la pieza en un ámbito exacto. El derrumbe del llamado socialismo real encarna en una obra sobre lo que somos aquí y ahora, pero al mismo tiempo sobre la desterritorialización creciente del mundo, la pérdida de las utopías, la desilusión y la frustración pero también de la necesidad de nuevas ideas y de la voluntad y resistencia humana, en una de las obras más valientes de la última década.

Sólo después de los primeros cuarenta minutos de espectáculo (más de un tercio de la pieza), se desata la intriga. El espectador se entera que los hermanos crian un puerco clandestinamente para aliviar las dificultades del período especial. Entonces adquieren sentido los rituales cotidianos: el arroz se divide escrupulosamente para cada día de la semana y los más disímiles objetos se reparan en un caótico taller.

Las fotografías son de la puesta original dirigida por Miriam Lezcano con Teatro Mío en 1993. Jorge Cao (Celestino), Michaelis Cué (Pucho) y Celia García (Dulce) y un programa de mano.
También apareció en inglés en The Drama Review 149, spring 1996: 19-43. Y se ha representado en varias ocasiones en los Estados Unidos, Canadá, España y Francia.

lunes, enero 15, 2007

Una carta a La Coruña


Señora María Amelia:

Su blog es una maravilla como todo lo que cuenta. Sé que usted se ha hecho muy popular y se lo merece. Hoy estaba desembullada y lo leí y me dije, pero si a María Amelia no la para nadie. Su nieto tan «cutre» le hizo un regalo muy lindo y debe ser un muchacho estupendo. Quería comentarle que aunque no soy española, hoy también vi el debate por la televisión, donde habló todo el mundo y se le dio cabida a la discrepancia y a la diferencia en un ambiente de respeto. Todo lo que duele en España también nos duele, y lo que vale la pena celebrar también lo celebramos. Así que me dije, María Amelia y yo estábamos haciendo lo mismo, claro que no vi las cinco horas. Y aunque parezca que no, el debate parlamentario y su blog me dieron ánimos para seguir. María Amelia, gracias y mucha salud y cosas buenas para usted y su familia, de Rosa Ileana.


María Amelia escribe desde La Coruña comentarios puntuales y recuerdos de su larga vida.


Los que han llegado hasta aquí desde agosto saben que el blog poco a poco, con esporádicos enlaces, ha sido visitado más de dos mil veces. No es una cifra astronómica, pero para mí es sensacional y si entraran dos también lo sería. Nada de lo que escriba aquí puede perjudicar a nadie en lo personal ni herir y menos a mi familia, que es lo que más quiero. He publicado siempre notas amorosas y marginales y sorpresas que me sirven de compañía en la soledad o me divierten o pienso que son interesantes como para compartir o me vinculan con el único oficio que tengo. Volveré, no me he desanimado, tengo mucho que contar, no tanto como la señora María Amelia. Como la muchacha de Alánimo, alánimo, la de alante corre mucho y la de atrás se quedará. Y como me gusta ilustrarlo que si no es muy aburrido, les presento a mi nieta Sofía Molé, que pronto tendrá quince años y a la que me gustaría regalarle también su blog a ver si le gusta.

sábado, enero 13, 2007

Polémica pintoresca Cocteau-Insúa



Estoy trabajando el período y muchas veces encuentro maravillas en la revista de avance que cumple sus ochenta años. Para el fin de semana los dejo con esta "Polémica pintoresca". ¡Quién sabe si no lo fue tanto! pero hoy lo parece en la distancia. revista de avance no.37, agosto, 1929.

Cocteau-Insúa

1.Número de mayo de “1927”: Alberto Insúa publica unas reminiscencias picantes de cierta conversación sostenida con Jean Cocteau en París en julio de 1919 y amenizada con sus alusiones a Reverdy, Max Jacob, Huidobro, etc.

2. L’Intransigeant , marzo 1 1929. Cocteau declara falsa la “interview” publicada en 1927.

3. Número de junio de 1929: Lo que a mí me interesa es dejar demostrado que yo no envié a 1927 una “fausse interview” sino una “charge littéraire” a costa de Cocteau. Pero mi charge tenía una base sólida: mi conversación histórica y demostrable con Jean Cocteau.

4. En un periódico cubano, el tropical imaginativo que nunca falta tacha a Insúa de simulador y de truquista.

5. En vista de lo cual, Insúa se decide a mandarnos la prueba de su conversación con Cocteau, que para mayor constancia de nuestros lectores publicamos en facsímil.

El documento, la prueba irrebatible, en francés y firmada por el autor de Orfeo.

Los personajes: Jean Cocteau-- ya para entonces relacionado con Picasso, los ballets rusos, amigo de Raymond Radiguet y de la rebambaramba universal- y el "español de Cuba", Alberto Insúa, coautor con Hernández Catá de comedias y dramas y de la popular El negro que tenía el alma blanca.

viernes, enero 12, 2007

Adiós a Amaury Carbón


Profesor, promotor de la cultura clásica, traductor y erudito, una de las personas más bellas, sensibles y humildes que he conocido, con una manera de hablar muy dulce y que no dejó nunca su acento campesino, la noticia de su muerte me deja muy triste. Sé que el año pasado el Obispado de Pinar del Río y las Ediciones Vitral publicaron el libro del Padre Félix Varela Metafísica Tomo II, presentado en una velada cultural en la Catedral de Pinar del Río. Amaury encontró y tradujo del latín la obra de Varela, desaparecida durante varias décadas. La obra del insigne intelectual y religioso cubano, presentada en ocasión del aniversario 153 de la muerte de Varela, en edición bilingüe y facsimilar, se considera una joya editorial e histórica.

Nos honramos, -- escribió Carbón-- una vez más, en dar a conocer la localización y traducción al español de una obra filosófica en latín del eminente profesor y sacerdote Félix Varela y Morales (La Habana, 1788- San Agustín, Florida, 1853), la cual era solo mencionada desde hace más de medio siglo. Se trata del tomo II de sus Institutiones Philosophiae ecclecticae... (Instituciones de filosofía ecléctica para uso de la juventud estudiosa), dedicado a la Metafísica, y que, al igual que el tomo I, viera la luz sin la indicación del autor, en 1812, en la imprenta habanera de Antonio Gil. Se le conocía únicamente por la descripción que había hecho Antonio Bachiller y Morales en su Catálogo de libros y folletos publicados en Cuba desde la introducción de la imprenta hasta 1840, publicado en sus Apuntes...(1859-61): “El segundo tomo [la metafísica] tiene 47 páginas de doctrina y el resto con 39 proposiciones entre las que se trata de las relaciones del alma con el cuerpo, en que cree perdido el tiempo que se emplea en refutar los sistemas, principalmente el del mediador plástico de Cuddwort”(1).
Con esta obra, a la que añadió al año siguiente un tomo III, inició Varela en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio la reforma filosófica en cuanto a contenidos y métodos, incluido el uso en sus clases del español - y no del latín - con el carácter de lengua de cultura y ciencia del que carecía.
El tomo II de la Metafísica, que consta de 129 páginas de 25 renglones, se halla en la Colección de libros raros y valiosos de la Biblioteca Central Rubén Martínez Villena de la Universidad de La Habana, encuadernado a continuación del tomo I. Aunque bien catalogado, quizás por ello, y por haber sido publicado sin el nombre del autor, u otras circunstancias, pasó inadvertido, incluso para el profesor Roberto Agramonte, vicerrector de la Universidad; quien en 1952 se refería a ese tomo II de Metafísica como “por desgracia no localizado”(2). Agramonte era entonces, además, director de la Colección de Autores Cubanos que ese mismo año publicaba el tomo I de las Instituciones... y ocho años antes había dado a conocer la obra de otro fundador, José Agustín Caballero, a la que siguieron nuevos aportes divulgativos; de donde la importancia de su juicio para otros investigadores.

Estos dos párrafos los he tomado de la Revista Vitral.
También la fotografía. Amaury está en el medio y escucha las palabras del editor en silencio como se ha ido. El texto completo de su prólogo.

Mónica Guffanti en la calle Ocho



Los días felices en el Kímbara Cumbara, 1644 SW Calle 8. Viernes 12 y sábado 13 de enero a las 8:00 p.m. y domingo 14 de enero 5:00 p.m. Miami, Florida. Información: (305) 642-8822. www.FUNDarte.us.

Hoy se estrena Los días felices, de Samuel Beckett, en Miami, con Mónica Guffanti y Juan David, dirección de Doris Gutiérrez, uno de los pocos montajes cubanos en el año del gran dramaturgo. La producción es de Ever Chávez y según escribe Arturo Arias Polo, asumen el reto de presentar un clásico en la pequeña Habana. Estoy segura que será muy bien recibida y desde aquí brindo por el éxito, por Mónica y por Doris, creadoras entregadas con pasión a su trabajo desde muy jóvenes. También desde luego por Ever y Juan David y porque se hagan proyectos así.

Los invito a escribir en mi blog sobre la experiencia. Mientras, toda mi energía buena para Mónica Guffanti, que es imprescindible e incansable. Aquí está con Idalia Anreus en Yerma, dirección de Roberto Blanco. La fotografía es de Iván Cañas. !Break a leg! o mejor, !Mierdra como diría el rey Ubú!

jueves, enero 11, 2007

Manuscrito de Samuel Feijóo




La raíz absorbe jugos
con laberintos sombríos y resistentes:
echa arriba una babilonia de destellos.
La raíz, no la rosa.
El caracol y no el águila.
La yerba y no el mausoleo.
La rosa no tiene un papagayo abajo.
Las colillas de ojos rojos
parpadean en los ceniceros:
libran al aire una cosecha de ataúdes de humos.
Plovdiv. Agosto 13/76.

Samuel Feijóo

miércoles, enero 10, 2007

¿Debate intelectual?

¿Debate intelectual? Será que le tengo mucho respeto a la palabra pero no puedo considerar debate al intercambio de emilios entre un grupo de intelectuales que llegó en mi caso por vía de terceros. Todo el que usa este procedimiento sabe que tiene una red ávida y un lector cautivo. Si quisieran promover el debate intelectual colocarían sus mensajes y sus ideas en los periódicos, en sus columnas de La jiribilla y Cuba literaria o en las decenas de sitios cubanos de la internet, le pedirían cuentas al ministro y al presidente de la UNEAC y algo se podría hacer, convocarían a una reunión en alguna parte y harían algo más constructivo, porque la sociedad cubana necesita curar esa herida que como tantas otras está abierta mientras las víctimas y sus censores compartan – y tiene que ser así, no existe otra forma, la vapuleada «esfera pública».

Comprendo la indignación de los que vieron reaparecer en la televisión a uno de los responsables de la política cultural que reinó durante el quinquenio negro – que no gris como acuñó Fornet—y es muy claro que quieran adelantarse e impedir que el fantasma reviva los años de «muerte civil», marginación y ostracismo que causaron pérdidas irreparables al movimiento intelectual y artístico. Pero el fantasma está como Pachencho aguardando en el ataúd no porque el anciano Pavón aparezca en un programa o el sexagenario Quesada en otro, sino porque el caldo de cultivo que hizo posible que ellos tuvieran poder, permanece. No sólo porque ellos no eran los responsables máximos, sino porque se han rehabilitado a sus víctimas pero el periodo sigue « en silencio ha tenido que ser» mientras no se escriban los libros, se publiquen los ensayos y las rectificaciones y los mea culpas para que los que eran niños en ese momento, comprendan por sí mismos de qué estamos hablando. Y habrá quien cuente lo que pasó con Pensamiento crítico y las obras censuradas y los estrenos prohibidos como han hecho ya algunos novelistas y escritores. Y se publicarán las listas de los estrenos prohibidos y la resolución de la «parametración» y sólo cuando esa documentación y testimonio circule en libertad, nos importará bien poco que alguien tenga su pedacito de gloria en la televisión en un programa de mal gusto.

Desiderio Navarro podrá acusarme de no haberlo dicho antes. La misma técnica de los emilios que emplea ahora contra los censores la usó contra mí en el 2002 , cuando osé tocarlo «con la punta de un Criterio” *(añadió la descalificación de emigrada a las tantas de la esfera pública). Si se lee con calma su texto "In media res publica", se verá cuántas figuras retóricas emplea para no llamar pan al pan y vino al vino y sin embargo, cuánto arsenal emplea para polemizar con una colega. En "In media.." escribe con pinzas sobre el período que a otros nos costó pérdidas y desilusiones, desde luego pequeñas en comparación con los sufrimientos de otros.

Lo que tenemos que hacer es escribir y rectificar y analizar con serenidad y seguir denunciando el pavón que todavía tenemos dentro.

* Si me tocas con la punta de un criterio
me desiderio amor, me desiderio

* Verso anónimo de amplia circulación en el medio intelectual.

Los textos aparecen si se busca en los recovecos de google que no nos deja olvidar. El mío, si se busca por «Patrice Pavis la propia mirada», el de Desiderio, por «Desiderio en Teatro en Miami» .

sábado, enero 06, 2007

La noche de Triana



En el primer acto se desarrolla la “representación” de los tres hermanos, Lalo, Cuca y Beba “adultos que conservan cierta gracia adolecente, aunque un tanto marchita”. Juegan. “La representación ha empezado” y como un enorme envoltorio o una caja de sorpresas, la pieza contiene todas las posibilidades del teatro dentro del teatro. Los hermanos “representan” a sus padres, las visitas, Margarita y Pantaleón, reviven en sus cuerpos los motivos del asesinato. La obra es una galería de espejos. Al fondo del escenario, el escenógrafo Raúl Oliva colocó un espejo que conseguía un efecto multiplicador.Tres personajes se desdoblan, incorporan o asumen los peronajes de los padres, los policías y los jueces – más de diez hablantes y actantes-- con el candor de las imitaciones en las que los niños juegan a ser otros. Y es que José Triana instala la otredad de la representación, al revelar la carpintería de la escena imaginaria en la que es posible ver los ataúdes, los cirios, las flores. Lalo aparenta ser el ejecutor del crimen, “.... quieren que todo permanezca inmóvil, que nada se mueva de su sitio.” Y como en los juegos, estos niños-ancianos subvierten el orden de los muebles, el cenicero encima de una silla, el florero en el suelo y las sillas encima de las mesas. La puesta aprovechaba la disposición caótica de los objetos, el “virar la casa al revés”. Según Vicente Revuelta, su director, también rompían los textos que se hacían ininteligibles. Pero Lalo es quien corporiza sus insatisfacciones:

“Y hacer y rectificar y no tener que estar sujeto a imposiciones ni pensar que tengo la vida prestada, que no tengo derecho a ella. ¿No has pensado nunca lo que significa que tú puedas pensar, decidir y hacer las cosas por tu propia cuenta?”

Los hermanos luchan entre sí, en el primer acto Cuca está indecisa sobre involucrarse en el crimen y cree que los padres cumplieron con su deber y Beba está en un «estira y encoge», pero Lalo se erige en cabecilla del que a la larga será el ensayo general de un asesinato no consumado. La rebelión no es sólo contra los padres, sino “contra todo”. La pieza desnuda también la hipocresía y cada vez que el exterior penetra en el interior de la casa, la realidad descrita a través de la mirada de los “hijos” es implacable y perversa. Las conversaciones giran acerca de la vejiga, los esfínteres, la hernia y los fibromas y es una “comedia de los fingimientos.”

El 4 de enero de 1931, nació José Triana en Hatuey, provincia de Camagüey, autor, entre otras de La noche de los asesinos, la puesta que recuerdo con esta viñeta y estas fotografías de Ernesto Fernández. Creador de una obra imperecedera, ha escrito otras menos conocidas, como La fiesta o comedia para un delirio, “homenaje al teatro vernáculo”, que a mí me gusta mucho. Dice Triana: "De mi imaginación no se apartan aquellas figuras danzando y delirando en un escenario de telones mal pintados y que apenas tenía la utilería apropiada. Que andaban de trotamundos, llenos de vitalidad y fervor, repartiendo la sana alegría y el disparate." […] En Rine Leal. Teatro: cinco autores cubanos. Ollantay Press, New York, 1995.



En las fotos Ada Nocetti, Miriam Acevedo y Vicente Revuelta. La Habana, 1968.

Revista Ollantay


Empiezo el año con la Agenda Teatral Americana 2007 que ha confeccionado Ollantay Theatre Magazine y Ollantay Center for the Arts que nos recuerda fechas relacionadas con el teatro. Entre las del mes del enero están el nacimiento de Mariano Azuela, Hugo Argüelles y Roberto Perinelli y la muerte de Raquel Revuelta, Salvador Novo y Ofelia Guilmáin. La entrada del 9 de enero recuerda las 7, 486 presentaciones en el Majestic Theatre de The Phantom of the Opera que se cumplieron en el 2006 y la del día 3 de enero la fundación de la revista Ollantay Theater Magazine en 1993, dirigida por Pedro Monge Rafuls “ con el propósito de crear un corpus del teatro latino-estadounidense y latinoamericano”. El Centro para las Artes Ollantay surgió en agosto de 1977. Cada uno de los meses está acompañado de entradas correspondientes, textos y fotografías. Monge Rafuls es su editor y ha estado a cargo de la recopilación de datos con diseño de Hernán Herrera.

Las fechas y los días también me indican que este blog ha superado los tres meses que dicen es el tiempo promedio en que las bitácoras mueren o son abandonadas por sus dueños. También en los últimos días del año, llegaron más lectores y visitantes. Para todos hay un calendario que espero sea tan útil como la agenda.

jueves, enero 04, 2007

Fiesta de papel y tinta


5 de enero de 1963. La fiesta es en el Paseo del Prado, aunque no se ve, sí la alegría de los cuerpos ondulantes y sensuales que cantan y bailan detenidos en el gozo y en la bulla. El mismo día que esclavos, repicadores y pedigüeños, el soldado y el negro curro, pero sobre todo, la mulata Mercé preparan las comparsas de “La rebambaramba”, el ballet que soñaron Carpentier y Amadeo Roldán y por poco monta Diaguilev y transcurre la víspera del Día de Reyes. “Bien entrada la noche. Los amos están ausentes. Los esclavos se divierten esperando su único día de completa libertad del año”. Víspera de la epifanía, la duodécima noche, muchos años después, la fiesta no festeja un día de cumpleaños o un santoral o el comienzo de una estación o un hecho patriótico. Celebra la celebración, festejo gratutito, desorden, coreografía, danza y placer. La fotografía lo dice todo, no hay nada que añadir, los personajes nos comunican sus ganas de bailar como en el grabado de Fréderic Mialhe dan ganas de arrollar con las comparsas y gozar de esa libertad provisoria, ese tiempo ficticio que es la liturgia cubana del baile, el vacilón del ruedo, la rebambaramba. Y los que están en la foto ¿necesitan algún comentario?

El Bárbaro del Ritmo levanta su sombrero al aire y agita su bastón desde Santa Isabel de las Lajas a Cienfuegos pasando por Maracaibo y la muchacha con el vestido de flecos – la rutilante Odalys Fuentes—modelo y actriz, ha seguido ilusionando en las telenovelas y los dramas. El arte de Benny Moré es universal. En Hasta siempre, Benny la escritora e investigadora teatral Inés María Martiatu lo narra mejor que yo porque estaba allí, ese 5 de enero de 1963 donde parece que todo el mundo estuvo menos yo, encontré tres referencias de personas que dicen que estuvieron en la concurrida fiesta del desaparecido periódico Revolución (1959-1965) que se llamaba “Papel y tinta”, qué lindo título, el pueblo bailador festejando la materia prima con la que se hacen los libros y las noticias.

En el Paseo del Prado, en una tarima frente al Capitolio, cerca de los aires libres, muy próxima a la zona donde la novelística ha dejado constancia de otros bailes famosos, como la fiesta de cuna de Cecilia Valdés en casa de Mercedes Ayala en el habanero barrio de San Isidro, donde también Carlos Felipe hizo bailar un danzón a Alejandro Yarini con la Dama del Velo.

5 de enero de 1963. Mario García Joya (Mayito) también estaba en “Papel y Tinta”con su cámara. El es el autor de la fotografía que inmortaliza a Benny en su última aparición pública. Agita su sombrero, se despide y nosotros no lo sabíamos.

© Mario García Joya. Para los los interesados en la fotografía.

lunes, enero 01, 2007

Arcaño y sus maravillas *


Cuando la orquesta sonaba como un tronco, como un bloque compacto, sólo cuando estaba en su centro rítmico, yo cerraba los ojos y me ponía a improvisar. Mientras, esperaba con la flauta en la mano. Cerraba los ojos y hacía filigranas y los inimaginables sonidos que Antonio Arcaño tararea ahora durante la entrevista. "Una vez, el trompeta Benitín se puso a escribir los floreos que yo hacía. Al otro día los bailadores los chiflaban por la calle”. Porque en Camarera 3, en Guanabacoa, Orestes López, sentado al piano “tocando no fluido sino rítmico” obligaba a este hombre a improvisar sobre unos montunos tan excitantes y emotivos que resultan difíciles de apresar.
Aquí está Antonio Arcaño hablando y tarareando los instrumentos de la charanga con todos los ruidos y sonidos posibles. (“Y ahora entra la flauta haciendo parapere pe pa te tiiii”.)
Arcaño nace el 29 de diciembre de 1911 – el año que Sindo Garay compone “Perla marina”—en el barrio de Atarés y después de la I Guerra Mundial vive en Regla. Estudia con Armando Romeu que había organizado una bandita con un grupo de adolescentes en el ayuntamiento. Toca el clarinete y el cornetín. Matricula en las Escuelas Pías de Guanabacoa, pero deja los estudios por razones económicas. Recibe clases de flauta con José Antonio Díaz. Y en 1927, en el cabaret La Bombilla en Marianao –donde un día conociera al boxeador Dempsey—tuvo lugar el terrible debut. (Para Arcaño terrible es la música de Beethoven y los concertinos que tocaron durante años en sus maravillas). Pero lo cierto “es que había tocado de memoria cosas españolas, jotas y pasodobles” y Arcaño el bailador, el tocador de los güiros y los timbales en la bandita de Guanabacoa, sintió que el techo de La Bombilla se venía abajo.
Después actúo en las charangas de Valdespí, Corman, Habana de Servia, Romeu, Belisario, Gris de Valdés Torres, hasta que con Fernando Collazo, organiza la Maravilla del Siglo. Puede evocar a Jesús López, “una bestia en el piano”, al tremendo Cachao, el redoble de Hierro en una campana para decirme: “¡Oigáme, si lo que había en esa orquesta era terrible, terrible!”
En 1937 reaparece con la primera Maravilla del siglo, más tarde Maravilla de Arcaño y finalmente, en el 41, Arcaño y sus maravillas: “Un as en cada instrumento y una maravilla en su conjunto”, un lema que surgió en los Jardines de la Cotorra, en uno de los bailes amenizados por la orquesta preferida de los amantes del criollísimo danzón en la década del 40’.
ARCAÑO: La orquesta era buena pero se mantenía en la música tradicional. Era una orquesta más del danzón. Entonces yo le di libertad de expresión a los músicos para que se produjeran como sentían. Y los arreglistas empezaron a componer danzones con temas de Chaikovski, Wagner, Gerchwin, Mozart. Hubo que ampliar la orquesta a dieciséis instrumentos, cuarteto de cuerdas, viola, cello. También hubo que fortalecer el ritmo. Se incorpora la tumba. También el campanólogo, la celesta y el órgano para algunos arreglos. Desde Faílde el danzón no ha sufrido en su estructura, sin embargo ha asimilado otras formas como el tango. Nosotros utilizamos fragmentos de Chopin, que si “La polonesa” o "Cascanueces" o "Rapsody in blue". Teníamos danzones con solos de contrabajo, que eran posibles porque teníamos músicos terribles, terribles. La orquesta tuvo su máximo desarrollo debido a su nivel técnico y una gran libertad de expresión. "Doña Olga", de Enrique Jorrín, era todo chiflado: había danzones donde el timbalero daba campanazos, el pianista hacía malagueñas, que la viola, el cello. Yo siempre estaba abierto a todas las innovaciones. Claro, que todo no fue un lecho de rosas. Al principio, cuando yo ponía a Mozart, el público acostumbrado a "Ñongo vivo", "Almendra" o "El manicero", me comunicaba cierto malestar. Pero me la jugué. El nivel técnico ya no nos permitía seguir con el danzón tradicional. Esa era la época de los bailes en las sociedades, el Centro Asturiano, la Unión fraternal y el Club Atenas, los merenderos en los barrios. Vivía en Los Sitios y tocábamos Los Sitios llama, Pueblo nuevo se pasó, Carraguao se botó, Cayo Hueso y su victoria y A Belén le toca ahora. Cuando tocaba en los bailes los negros me decían: “Arcaño, tú no puedes ser blanco”. Yo les decía, chico, yo soy músico que es una raza especial. El tambor es parte de mi origen, de mi sangre. Siempre me acordaré de Pascualito, con su cuellito duro que me dijo: “Arcaño, usted va a triunfar”. En esa época el negro era el jurado de las orquestas.
P: ¿Dicen que su costumbre de improvisar tiene un antecedente en El Moro?
ARCAÑO: Bueno , lo cierto e que el Moro no improvisaba sobre un montuno. Hacía unas preparaciones muy bellas, pero era otro estilo. En mi caso la flauta realiza inspiraciones, los floreos no se basan en un derroche de técnica sino en la célula rítmica. A veces yo hacía cuatro notas, pero luego la gente la chiflaba por la calle.
1938: LAS MARAVILLAS DE ARCAÑO ADOPTAN COMO RITMO OFICIAL EL NUEVO RITMO O MAMBO, APARECE POR PRIMERA VEZ SU NOMBRE EN LA MUSICA CUBANA.

ARCAÑO: La primera inquietud se produce en “Pelotero fuera”, de Luis Carrillo, en 1937, donde ya hay un efecto del piano con la batería. El piano hace pampan pampan pampan. Y en "Irimo-maco-írimo", de Ricardo Riverón, siento una sensación. Ya antes del 38, el contrabajista, pianista y compositor Orestes López indicaba “mil veces mambo” cada vez que necesitaba repetir muchas veces un estribillo. Ya se decía “vamos a mambear”. En 1938 compuso el danzón" Mambo".
En este danzón – ha dicho Odilio Urfé—la rítmica sincopada del montuno oriental halló su verdadera expresión. Arcaño ayudó a precisar la personalidad del nuevo ritmo restableciendo la costumbre de improvisar variaciones flautísticas.
ARCAÑO: El bailador creó nuevos pasillos, contorsiones, marcaba los golpes con el cuerpo. Creó una inquietud. En la última parte se le agregaba el mambo sobre el que la flauta hacía floreos y filigranas.
¡LISTO ARCAÑO!
Así empezaba el programa de Arcaño y sus maravillas, transmitido por la emisora Mil Diez, del Partido Socialista. Patrocinado por una pasta y un jabón, a las siete de la noche, la Orquesta Radiofónica tocaba sin limitaciones, como si fuera un baile.
ARCAÑO: En una época en la que el capitalismo amordazaba la inspiración del músico popular, la Mil Diez, adquirida por suscripción pública, nos dio las facilidades que no podía darnos otra emisora. Hacíamos la cosa más técnica, y había una franqueza y libertad increíbles. La Mil Diez contribuyó mucho al desarrollo de la orquesta.
Ahora Antonio Arcaño tararea, uno siente la vibración de la charanga y la pasión cuando califica esas “cosas sabrosas” de Macho para florear o La Polonesa, de Jorrín, “tan cuadradita, tan bailable”. Habla de Alquízar o de Agramonte o piensa en voz alta acerca de la penetración de la música norteamericana. Recuerda cuando fue expulsado del sindicato de músicos porque siempre fue de Lázaro Peña. Activista del Sindicato Nacional de la Construcción, miliciano vanguardia, obrero de avanzada e investigador de la Dirección de Música. Dio clases de flauta en el Seminario de Investigación de Música Cubana “aunque no pudiera lograr hacer un buen danzonero”. Pudiéramos hablar mucho rato de ese enorme paréntesis que abre Faílde y cierra Arcaño con sus maravillas.
ARCAÑO: Ya en 45, en el Liceo del Pilar, yo sentía en los danzones de Jorrín, la influencia que estaba en los pies de la gente de Prado y Neptuno, lo que después sería el cha-cha-chá.
¿Arcaño, si tuviera que elegir un sólo danzón, cuál sería?
ARCAÑO: Bueno, aunque a veces a nosotros los charangueros nos discriminan, yo diría que esa joya sinfónica que se llama “Fefita” que cada vez que la toco es distinta.
*Esta es la primera vez que reproduzco un trabajo que tiene más de treinta años, se publicó en 1974. Pero Arcaño lo merece, aún si hay preguntas que desaproveché o que al no ser una conocedora no le pregunté más o con mayor profundidad. Encontré al fin una de las fotografías de Luis M. Fernández (Pirole), el excelente fotógrafo cubano al que todavía extraño y que en ese momento jugaba con el lente ancho.